Miércoles 8.07.2020 - 03:25

Cobraron 80 mdp por cuidar calidad... y se abre el socavon

Cobraron 80 mdp por cuidar calidad...  y se abre el socavón
Por:

Detrás de la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca, hay ocho empresas que cobraron 78.8 millones de pesos en diversos contratos relacionados con el trazo, soporte y seguridad de la vialidad, de acuerdo con datos obtenidos por La Razón a través del Portal de Obligación de Transparencia.

Sus tareas fueron verificar la calidad de la obra, hacer estudios previos o supervisar los procesos de la construcción.

Dicha labor es ahora cuestionada ante el boquete de ocho metros de diámetro por cinco de profundidad que se abrió el pasado 12 de julio en el kilómetro 93+600, en el cual dos personas perdieron la vida al caer en su auto.

De esas ocho empresas, sólo de tres se pueden conocer antecedentes y experiencia por medio de su sitio. El resto carece de portal.

Por ejemplo, la verificación de calidad de los trabajos relativos a la ampliación de la carretera estuvo a cargo de Desarrollo Integral y Productividad Empresarial, que cobró 7 millones 227 mil pesos. En la red, no se halló información.

Otra fue Construcciones, Mantenimiento y Proyectos Romaco, que firmó contrato con la Dirección General de Carreteras por 7 millones 424 mil pesos el 19 de enero de 2015 y hasta el 31 de diciembre de ese año para realizar trabajos técnicos y topográficos del proyecto carretero .

Para su labor tuvo que revisar el kilómetro afectado por el socavón causado por un presunto reblandecimiento en el subsuelo, pero no lo detectó.

Romaco tuvo otro contrato por 588 mil pesos para obtener predios particulares y liberar el derecho de vía de la carretera.

En su portal presume haber trabajado con la Secretaría de Relaciones Exteriores, el aeropuerto capitalino, Caminos y Puentes Federales...

La empresa Grupo Selome ganó la licitación con el Centro de la SCT de Morelos, por 9 millones 846 mil pesos para realizar trabajos que solicitó la Dirección de Impacto y Riesgo Ambiental.

En el sitio de Transparencia se precisa que atenderá requerimientos de un oficio, pero no indica de qué se trata, sólo que debe ser en el tramo 79+620 al 94+260; es decir, justo el que se hundió.

Además, en otra licitación NVA Consultores ganó un contrato el 28 de marzo de 2017 para la asesoría y seguimiento de la aplicación en un reforzamiento de la estructura del Puente Amatlán, ubicado en el kilómetro 93+400; es decir, a escasos 200 metros del socavón.

Dicho acuerdo establecía que la empresa debía analizar la obra del proyecto constructivo e incluir todas las modificaciones, aclaraciones y en su caso adecuaciones del proyecto que se requirieran en la construcción.

El personal de NVA Consultores podría haber detectado un posible desperfecto con el sistema de drenajes en la zona, que provocara un colapso.

Por su labor, cobró 4 millones 362 mil pesos y se acordó que sería por cuatro meses, del 3 de abril al 2 de agosto de este año.

Aunque las tres empresas fueron las que tuvieron participación en el punto siniestrado o muy cerca de él, no fueron las únicas responsables de haber alertado posibles desperfectos.

A la Consultora Mexicana de Ingeniería se le contrató para elaborar estudios y proyectos ejecutivos de las estructuras ubicadas en el libramiento del Paso Exprés, del 24 de mayo de 2016 al 20 de septiembre del año pasado por un monto de 8 millones 450 mil.

Esa misma firma realizó trabajos en el Puente Guamúchil II, el puente Baluarte y trabajos técnicos para un doble voladizo en el Puente Carrizo, todos de la autopista Durango-Mazatlán, según muestra en su sitio web.

La firma que se contrató para coordinar el proyecto de ampliación fue SACC Ingeniería, quien cobró 38 millones 557 mil pesos para realizar su labor del 13 de abril al 12 de mayo de 2015. De dicha compañía no se encontraron antecedentes en internet.

Además, hubo otros dos despachos que hicieron labor administrativa: Grupo Desarrollador Caseoli, que hizo trabajos legales para la liberación del derecho de vía y cobró 778 mil pesos; y Gavil Ingeniería, a la que se le pagó 1 millón 631 mil pesos por diversos trámites ante la autoridad municipal.

La construcción de la vialidad estuvo a cargo de Aldesem y Epccor por una cantidad inicial de mil 45 millones 857 mil 952 pesos. La SCT informó que al final el costo se elevó a 2 mil 213 millones.