Cuba destaca apoyo historico de Mexico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Notimex

El gobierno de Cuba consideró que a México se le critica “injustamente” por no haber participado de manera más directa en el tema de la relación de la isla con Estados Unidos.

“En ocasiones se ha criticado —a mi juicio injustamente— a México, por no haber tenido una participación más directa en los acontecimientos recientes en las relaciones entre Cuba y EU. Lo cierto es que América Latina y el Caribe, con su diáfana posición de condena al bloqueo en todos los foros, obligaron a EU a repensar su política ante el aislamiento reciente en este tema en la región”, expresó el embajador isleño en nuestro país, Dagoberto Rodríguez.

Aseguró que dentro del área geográfica “México simboliza esa posición como ningún otro país, desde los inicios mismos de la Revolución Cubana, al ser el único que no rompió relaciones diplomáticas, al mantener el comercio con Cuba, al usar cuanta tribuna internacional le fue posible para pedir el fin de las sanciones”.

Durante el foro “Cuba, Estados Unidos y México”, realizado en el Colegio de México, manifestó: “Nuestro agradecimiento a México por su política de apoyo y solidaridad, la cual la historia ha indicado ampliamente. En los nuevos escenarios seguimos contando con México”.

Aseguró que la isla no basa sus aspiraciones de crecimiento en la regularización de sus relaciones con el gobierno del presidente Barack Obama; más bien en la actualización del modelo económico y social dirigido a crear una economía más eficiente, con índices de crecimiento por encima del 5 por ciento para generar un socialismo sustentable y próspero.

Destacó que los cambios para restablecer la relación, dependen exclusivamente de una decisión unilateral.

“Levantar el bloqueo económico y financiero, devolver el territorio ocupado en la Bahía de Guantánamo y cese de su política de subversión interna para intentar cambiar el régimen, ésas son decisiones que debe tomar el presidente Obama, y que para Cuba no son negociables y sí imprescindibles para avanzar en ese camino largo y empedrado, hacia la normalización de las relaciones bilaterales”, expuso.

Finalmente reconoció: “el Goliat ha fracasado en su objetivo de cambiar a Cuba para lograr sus objetivos. El David ha logrado sobrevivir sin hacer concesiones de principios, sin cambios en su política por exigencias foráneas y lo hizo con resistencia, fiereza y coherencia”.