Cué ofrece políticas sociales a guerrilla

Edomex recibe apoyo internacional en verificación vehicular
Por:
  • larazon

Por Carina García

carina.garcia.razon@gmail.com

Todos en Oaxaca saben que desde hace muchos años existen los grupos armados y muy pocas veces son mencionados por su nombre por la clase política. Y aunque el tema de la guerrilla ha brillado por su ausencia en las recientes elecciones por la gubernatura de Oaxaca, Gabino Cué, candidato opositor al gobierno del estado, les ofrece paz y atención.

El aspirante de la coalición PAN, PRD, PT y Convergencia promete que en caso de ganar el gobierno del estado “vamos a hacer todo porque en esas zonas baje la tensión a través de una estrategia de presencia, a través de políticas públicas, de atención, de presencia del ejecutivo estatal y si es necesario comisiones especiales para buscar la concordia y pacificación; lo vamos a hacer”.

Sin embargo, el candidato de la Coalición Unidos por la Paz y el Progreso es muy cuidadoso de mencionar por su nombre a los grupos armados que operan en la entidad oaxaqueña y agrega: “En el caso de expresiones como las que usted comenta será responsabilidad del Estado, a través de la política social, generar condiciones para que ese tipo de expresiones se canalicen por la vía de la política social”.

Y es que, Gabino Cue asegura que a unos días de las elecciones la estrategia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) es asociar a la oposición política con la violencia y argumenta que en su defensa que “nosotros somos garantía de estabilidad, desarrollo y de paz”.

La presencia de Flavio Sosa, como aspirante a diputado por el Partido del Trabajo (PT), ha sido de uno de temas que le han recriminado, pues al líder de la Asociación Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) le atribuyen la toma de la ciudad durante varios meses en 2006.

También a Gabino Cué se le cuestiona su cercanía con Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial en 2006 que encabezó la protesta poselectoral con un megaplantón de mes y medio sobre Paseo de la Reforma y con quien recorrió durante meses gran parte del territorio oaxaqueño.

A pesar de estos señalamientos el candidato de la Coalición Unidos por la Paz y el Progreso sortea las críticas; defiende el derecho de Flavio Sosa de contender “más allá de filias y fobias” y la incorporación de organizaciones como la APPO a la vida institucional de Oaxaca, así como su amistad con López Obrador.

Expresa que las críticas son “parte de la estrategia del miedo, (pero) tenemos una trayectoria de 18 años siempre en el marco de las instituciones, incluso cuando en 2004 fui víctima del fraude”, señala Cué Monteagudo.

Del conflicto de la APPO expresa que “quedó más que comprobado por investigación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que el promotor de la violencia fue el gobierno del estado…si hay un responsable es Ulises Ruiz porque la APPO no existía hasta que él mandó un operativo fallido para lastimar al magisterio”. Es, por tanto, “una idea perversa de tratar de vincularnos a nosotros”.

El candidato añade que el apoyo de panista y de la APPO a su campaña por la gubernatura de Oaxaca refleja la pluralidad contrario al “autoritarismo del PRI”. Recalca que prefiere “a las personas dentro de las instituciones que en las calles”.

Y por eso, asegura, de ganar la elección del 4 de julio garantiza que otra toma de Oaxaca no se repetirá.