• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Miguel Barbosa, Alberto Jiménez Merino, y Enrique Cárdenas. Foto: Cuartoscuro

Los ataques y acusaciones de flojo, traidor, fifí, deshonesto, mentiroso, vividor, defraudador fiscal y corrupto enmarcaron anoche el primer y único debate organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) entre los tres candidatos a la gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa, Enrique Cárdenas y Alberto Jiménez.

En las instalaciones de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), bajo la moderación de las periodistas Gabriela Warkentin y Patricia Estrada, se abordaron los temas de empleo y desarrollo regional, pueblos indígenas y migración, seguridad y justicia, en que los tres esbozaron parte de sus propuestas.

Barbosa llamó perdedor a Cárdenas: “es un candidato flojo que no hizo campaña, se quedó con el dinero de la campaña. Es un vividor del presupuesto del estado en materia de educación; es un hombre rico”.

El abanderado del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano no se quedó callado y emplazó a Barbosa a explicar su enriquecimiento inexplicable, “como parte de su carrera criminal, tuvo discrecionalidad en el Senado y una vida de rico. Pedía 30 por ciento de los moches por gestionar recursos para estados y municipios”, dijo.

El priista Jiménez aclaró que “siempre he vivido con honestidad y nunca le he robado un centavo a nadie”, respecto a su patrimonio de 2.3 millones de pesos.

Las ofensas siguieron. Enrique Cárdenas afirmó que “Barbosa no es de fiar, ni está preparado ni física ni moralmente para gobernar a los poblanos”.

Compartir