Duelos sin despedida

Duelos ambiguos, proceso que enfrentan personas que perdieron familiares por COVID-19

Los duelos ambiguos aumentaron un 50% tras la pandemia por COVID-19; "no pudimos despedirnos de ella", una afirmación común entre quienes los enfrentan

Duelos ambiguos, proceso que enfrentan personas que perdieron familiares por COVID-19
Aumenta el porcentaje de duelos ambiguos o sin despedida tras la pandemia por COVID-19.Foto: Pexels
Por:
  • Yazmín Veloz

Expertos en tanatología aseguran que el duelo ambiguo o sin despedida, como se ha denominado al proceso que enfrentan las personas que han tenido que atravesar por el fallecimiento de un familiar o ser querido a causa del COVID-19, es una situación que puede derivar en episodios traumáticos y señalan que durante la pandemia ha incrementado aproximadamente un 50 por ciento las consultas de tanatología.

En vísperas de los festejos tradicionales del Día de Muertos, que este año han regresado con panteones abiertos y desfiles, La Razón entrevistó a personas que en la pandemia han vivido este proceso, además de un experto en tanatología.

"No pudimos despedirnos de ella"

Rebeca Ramírez tenía 56 años cuando se contagió de COVID-19 durante la segunda ola que se vivió en diciembre de 2020. Padecía de diabetes y sobrepeso, por lo que tras estar dos semanas intubada, falleció a causa del virus. Sus hermanas Paty y Laura, compartieron su historia. 

Ha sido muy difícil, porque no pudimos despedirnos de ella, la llevamos al hospital en cuanto empezó con síntomas, pero de ahí ya jamás la volvimos a ver; a los pocos días nos llamaron para decirnos que debían intubarla, así que tuvimos que ir a firmar una carta al hospital. Diario nos llamaban los doctores para darnos el reporte, pero en una de esas llamadas, nos informaron que ya había fallecido

Paty, hermana de Rebeca Ramírez

 “Aún no puedo creer que esto pasó, no pudimos vivir todo el proceso porque no se le pudo hacer un funeral, ni un entierro como hubiéramos querido, así que ha sido muy difícil procesar todo, como familia tuvimos que utilizar la tecnología y nos reunimos por videollamada cada quien en su casa, con sus amigos más cercanos y un padre, para hacer una misa virtual y dedicarle unas últimas palabras de despedida”, dijo Laura.

Por otra parte, Alondra Gómez, una maestra de 52 años platicó que su pareja, un hombre relativamente sano de 57 años, murió hace seis meses debido a que ambos se contagiaron de COVID-19.

Mi familia no quiso informarme sobre la muerte de mi novio, porque como yo también estaba delicada, les daba miedo que me fuera a poner peor, me lo dijeron hasta una semana después de su muerte. Ahorita tengo mucha impotencia acumulada porque ya no pude despedirme de él

Alondra Gómez, maestra de 52 años

Aumentan duelos ambiguos debido a pandemia por COVID-19

En entrevista con La Razón, Elizabeth Nava Catalán, psicoterapeuta especializada en tanatología, afirmó que durante la pandemia han estado estudiando este tipo de casos, porque sus terapias han aumentado de 5 que tenía por semana a 10 o hasta 15 semanalmente

Explicó que han denominado a este proceso como duelo ambiguo o sin despedida, ya que las personas no pueden realizar los rituales como la despedida, el funeral y el entierro al que están acostumbrados debido a las restricciones sanitarias. 

Son muertes muy súbitas, la familia tiene que enfrentar con mucha impotencia todo lo que sucede, no pueden recibir el apoyo social o emocional al que están acostumbrados en estas situaciones. Al no poder hacer los ritos, no existe el proceso de desprendimiento que es importante en un duelo. Los rituales tienen una función y al no poderla llevar a cabo existe una repercusión

Elizabeth Nava Catalán, piscoterapeuta especializada en tanatología

La especialista aseguró que la gente que vive este tipo de duelos, se puede quedar con una culpa encriptada de que pudo hacer más por su familiar y puede “congelar” el duelo, por lo que se quedará ahí sin resolver y se puede entrar en estado de negación. 

“Lo importante es que se busque ayuda profesional y platiquen con los demás miembros de la familia o amigos acerca de sus sentimientos, que si se puede, hagan un ritual de despedida póstumo, para que se pueda avanzar en el proceso y se logre un desprendimiento”, aconsejó.

RFH