Martes 26.01.2021 - 15:25

El plan secreto para sacar a Evo Morales de Bolivia en un avión mexicano

El plan secreto para sacar a Evo Morales de Bolivia en un avión mexicano
Por:

Alberto Fernández, presidente electo de Argentina, intervino y siguió a detalle, un plan secreto internacional para garantizar la integridad física y la seguridad de Evo Morales, reveló el diario argentino Clarín.

Según el medio, el plan, que incluye la salida del expresidente boliviano en un avión con destino a México, se fraguó en medio de la crisis social que orilló a su renuncia el domingo tras un ultimátum emitido por el jefe de las Fuerzas Armadas bolivianas.

Contenido relacionado: Avión mexicano va a Bolivia por Evo, revela presidente electo de Argentina

Fernández, según reconstruyó Clarín, habló con el presidente Andrés Manuel López Obrador en un diálogo que resultó clave en el armado de resguardo diplomático para permitir a Morales abandonar su país y asilarse en México.

Lo haría en un vuelo que saldría de Bolivia y que pasaría arriba de Perú con destino a México, después debería hacer escala técnica en Lima y así fue: cerca de las 21, hora argentina, una aeronave de la Fuerza Aérea mexicana llegaba a esa capital para dirigirse luego a Bolivia a buscar a Morales.

Por la tarde, Fernández se comunicó con Evo Morales, que permanecía en la región de Chapare, para transmitirle su respaldo y ratificarle su repudio al golpe de Estado y hablaron del plan México.

Además, Clarín detalló que la Cancillería argentina también fue consultada sobre el operativo. Incluso, a instancias del propio Fernández, el canciller Jorge Faurie se contactó  con su par mexicano, Marcelo Ebrard, para ofrecer asistencia logística al avión.

Con plan, rescatan a Evo Morales

Esta misma tarde, México le ofreció asilo públicamente al mandatario saliente, un prerequisito del gobierno peruano para autorizar el arribo y vuelo de la aeronave.

Después, Fernández habló con el presidente de Perú, Martín Vizcarra, para agradecerle su colaboración para permitir el sobrevuelo en su espacio aéreo. El mes pasado, cuando todavía era candidato, Fernández viajó a Bolivia y a Perú y se reunió primero con Morales y luego con Vizcarra.

La semana pasada, ya como presidente electo, fue a México y se reunió con López Obrador.

Hubo, también, un contacto con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ya que ese país se configuró  como un plan B en caso de que no prosperar la primera opción: el asilo de Morales en México.

En la presentación de un libro sobre las democracias en América Latina, Fernández contó detalles de las conversaciones que mantuvo durante las últimas horaspara colaborar en el operativo de rescate de Morales y su gente.

El domingo, cobró fuerza la hipótesis México: se especuló, incluso, con que Morales podría volar a Buenos Aires para alojarse en la embajada mexicana en CABA, sin embargo, la Casa Rosada desmintió que hubiera un pedido de asilo o solicitud de autorización para sobrevolar Argentina.

Con las horas, se consolidó la idea de una salida a México. Hoy, Fernández habló con Álvaro García, exvicepresidente de Morales, quien le informó que funcionarios y familiares de Morales se habían asilado en la embajada de México en La Paz y otros se fueron a Lima.

Durante todo el fin de semana, con el grupo Puebla, formado por expresidentes progresistas de América latina, instalado en Buenos Aires, Fernández estuvo monitoreando el epicentro de la crisis boliviana.

Fernández gestó plan secreto

No sólo habló al menos dos veces con Mauricio Macri, sino que estuvo, además, en contacto con Cristina Kirchner, que el domingo habló con el número dos de Morales y retrasó su regreso a Argentina desde Cuba.

Casi en rol de presidente, el sábado Fernández conversó una hora con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

También habló dos veces con Pedro Sánchez, el mandatario de España que ganó las elecciones el domingo, pero que tendrá dificultad para formar gobierno. Lo felicitó por el triunfo y hubo un mención a la crisis en Bolivia.

kl