Sábado 15.08.2020 - 14:12

El sombrero llega al Senado

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por Eunice O. Albarrán

Ondeando su sombrero, el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, llegó a la sede del Senado, en la que fue recibido con todas las medidas de seguridad que se implementan para las visitas de cualquier jefe de Estado.

Acompañado todo el tiempo por una de las legisladoras cercanas a Andrés Manuel López Obrador, la senadora perredista Yeidckol Polevnsky, Zelaya caminó saludando a más de 50 personas que estaban en la calle de Donceles y otros tantos que veía de lejos en la calle de Tacuba.

En la casona de Xicoténcatl, Zelaya, sin su sombrero que lo caracteriza, estuvo acompañado por cinco de sus ex funcionarios de gabinete. En primera fila aplaudían la ministra de Relaciones Exteriores, la de Finanzas, el de

Educación, el de Cultura y el ministro de la Presidencia de Honduras, que hace más de un mes fueron sustituidos por otros ministros de la confianza del presidente de facto, Roberto Micheletti.

Zelaya pronunció un discurso en la tribuna del Senado que duró alrededor de 25 minutos y en el que repitió el mismo discurso que ha mantenido en los últimos 38 días después de que el Ejército hondureño lo envío a Costa Rica por querer modificar la Constitución de su país. Hizo un recuento de la noche del 28 de julio cuando se dio el golpe de Estado, y durante diez minutos justificó la consulta que pretendía realizar en su país antes de que la Corte hondureña se lo prohibiera.

También comparó su caso con el de Francisco I. Madero, quien fue asesinado junto con José María Pino Suárez a causa del golpe de Estado organizado por Victoriano Huerta en 1913. “Querido senador Madero, usted que es sobrino nieto de Francisco I. Madero sabe que los golpes de Estado también producen crímenes contra Presidentes, y esto debe ser una práctica abominable, declarada como un delito de lesa humanidad, con este proyecto que me ha enseñado la senadora Yeidckol”.

De visita

Manuel Zelaya arribó al Senado en medio de fuertes medidas de seguridad. Ahí, habló durante la sesión de la Comisión Permanente del Congreso. Antes

se reunió con Marcelo Ebrard.

Ebrard le entregó las llaves de la ciudad.

Lo recibió el senador Gustavo Madero.

Se quitó el sombrero en tribuna.

Se despidió rodeado por la prensa.

asc