EPR insiste en que no plagió a Diego

FIFA suspende a 3 sudafricanos por arreglo de partidos
Por:
  • larazon

Por David Saúl Vela

david.vela.razon@gmail.com

Al cumplirse un mes del secuestro de Diego Fernández de Cevallos, la comandancia general del Ejército Popular Revolucionario (EPR) se deslindó, por segunda vez, de su participación.

“Desde los pasillos del poder y las diferentes oficinas de inteligencia policiaca y militar siguen filtrando la mentira de que nuestro partido y ejército se llevó al señor Diego Fernández de Cevallos, en supuesta venganza por la desaparición de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

“Nada más falso y perverso entrañan estas filtraciones que pretenden deslegitimar nuestra lucha y eludir la responsabilidad del gobierno y sus instituciones sobre el crimen de lesa humanidad que constituye la desaparición forzada por motivos políticos”, dijo el grupo.

Aseguró que los señalamientos en su contra sólo buscan generar condiciones mediáticas contra sectores inconformes de la sociedad y deslegitimar sus causas.

Consideró que si la retención de Fernández de Cevallos lo hubiese hecho una organización revolucionaria, en las demandas y exigencias prevalecería el aspecto político sobre el económico, como la libertad de presos políticos y presentar con vida a detenidos o desaparecidos.

“Categóricamente, una vez más, nos deslindamos de esa acción porque para nosotros el dinero en sí no corresponde ni es nuestro fin, mucho menos va de acuerdo a nuestro lineamiento político”.

El EPR acusó que la detención o desaparición de Reyes Amaya y Cruz Sánchez no es una presunción o un supuesto.

“Es un crimen de lesa humanidad que el Estado mexicano ha venido cometiendo desde hace décadas contra luchadores sociales y revolucionarios que pugnamos por la transformación de la sociedad”, indicó.

Precisó que la exigencia de la presentación con vida y en libertad de sus compañeros y todos los detenidos o desaparecidos es una exigencia política del conjunto de luchadores sociales.