Expresa FCH protesta por muerte de migrante

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

El presidente Felipe Calderón expresó su más enérgica protesta por la muerte del migrante mexicano Anastasio Hernández, registrada el 31 de mayo pasado, después de haber sido sometido por autoridades migratorias de Estados Unidos.

En la ceremonia conmemorativa del 20 aniversario de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el mandatario reiteró además su rechazo a la Ley SB-1070 de Arizona, cuya aplicación utiliza un criterio de percepción racial y abre paso a los peores abusos de la historia.

"Quizá esto no se ha entendido bien: no se ha entendido que el aplicar la ley con base en criterios raciales, no sólo es violatorio del derecho humano del migrante, sino también abre la caja de pandora a los peores abusos de la historia de la humanidad", precisó.

El presidente Calderón dijo que tomar como base el perfil de la gente, "convierte a las sociedades en sociedades autoritarias más pronto o más tarde".

Por ello, recordó que en su reciente visita a Estados Unidos, protestó enérgicamente ante su homólogo Barack Obama y ante el Congreso de ese país "por esa peligrosa disposición legal".

El mandatario ubicó a la Ley SB-1070 de Arizona como un "elemento fundamental" de potencial violación a los derechos humanos, por utilizar un criterio de percepción racial en su aplicación.

Acompañado por su esposa, Margarita Zavala, y ante representantes de los poderes Legislativo y Judicial, así como del presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva; de los ex presidentes del organismo, y de Héctor Fix Zamudio y Sergio García Ramírez, Calderón reiteró su protesta por la muerte de Anastasio Hernández.

"No extiendo esta protesta al nivel de tortura, ciertamente porque concedamos el beneficio de la duda, que pudo haber sido víctima simplemente del sometimiento, pero ya de suyo una muerte con tal violencia significa verdaderamente una violación inaceptable", enfatizó.

Refirió que ya se presentaron las notas diplomáticas debidas, "pero necesitamos entre todos alzar la voz no sólo de México, sino de los derechos humanos, porque la causa de los migrantes es una causa que compete a todos los que tenemos por ley o por convicción personal una causa común con los derechos humanos".

En su discurso, el presidente destacó que México es en la actualidad "a mucho orgullo", un país en el que no se criminaliza el hecho de ser migrante "y de eso no solo debemos estar orgullosos, sino que eso también nos da autoridad moral para exigir respeto a nuestros migrantes en otros territorios".

Calderón Hinojosa destacó que el gobierno federal hace un esfuerzo para que cualquier persona que cruce a nuestro territorio sea tratado con dignidad.

Se ha avanzado en reformas migratorias para que ciudadanos, por ejemplo, de Guatemala, puedan regularizar una entrada normal a México, sin necesidad de establecer mayores requisitos que la formalidad que buscamos establecer en nuestro derecho.

"Lo hacemos porque queremos que se dé el mismo trato a nuestros migrantes, que el trato que nosotros demos a quienes nos visitan", expresó.

arf