Viernes 4.12.2020 - 13:45

“Hay fe de que pronto podrán salir con vida”

“Hay fe de que pronto podrán salir con vida”
Por:

“Es una mujer”, comentan los paramédicos en voz baja. Los voluntarios alzan los puños al aire para pedir silencio y escuchar más sonidos, voces o movimientos que puedan salir de debajo de los escombros. La ausencia de ruido dura más de un minuto y se rompe a la solicitud a gritos de un esmeril.

Más de 24 horas de búsqueda se cumplieron ayer en el multifamiliar de Calzada de Tlalpan, en la colonia Educación, en el que quedó atrapada más de una veintena de personas.

En las primeras horas de ayer se oyeron dos series de aplausos, señal acordada entre los voluntarios para anunciar que un cuerpo con o sin vida fue hallado.

Los restos de dos menores de edad fueron sacados envueltos en sábanas. La madre de éstos permaneció en el lugar llamándolos a través de un megáfono durante la noche y la madrugada con la esperanza de hallarlos vivos.

[caption id="attachment_638786" align="aligncenter" width="696"] Centro de acopio improvisado ayer a unos metros del multifamiliar. Foto: Cuartoscuro[/caption]

En el registro de los vecinos hay 17 personas que ya fueron sacadas, no todas con vida, y, al parecer, nueve más siguen debajo de los escombros.

Ante el olor a gas, por orden de los bomberos, todos apagaron los celulares para evitar un siniestro. El hedor también provocó la demanda de más cubrebocas.

La Calzada de Tlalpan fue cerrada a la altura de la zona del derrumbe y la circulación y el área de rescate quedó abierta sólo para elementos de la Sedena, la Marina, Protección Civil y los Topos.

“Hay fe, tenemos fe de que saldrán con vida; no falta ayuda, sobra todo, sobran manos y apoyo de las autoridades, seguimos con esperanzas”, expresó Gloria, vecina del lugar.

A las 14:00 horas, en menos de media hora se pidió silencio, con los puños al aire, más de ocho veces; el último de éstos se rompió ante la petición de oxígeno.

“Es la señora”, repite un rescatista. Minutos después se corrió la voz de que cuatro personas más fueron ubicadas, al parecer, con vida, lo que redobló los esfuerzos.

En pláticas muchos vecinos decían no conocer a quienes vivían en el multifamiliar, pero acudieron “porque son vidas humanas”, dijo una de las mujeres que preparaban comida para los voluntarios.

“Tengo menos de dos meses en la ciudad, vine de Quintana Roo. Me dijeron que se necesitan manos y apoyo y vine. Estamos aquí con la esperanza de que haya gente con vida debajo de los escombros y no nos vamos a mover”, dijo Pamela Escobar, quien permaneció en la fila que transportó insumos para los rescatistas.

“Hay cuatro personas con vida; trajeron los perros que fueron los que las localizaron”, señaló Rodrigo Segundo Gómez, albañil del Edomex, que participaba en la remoción de escombro.

Pasadas las 16:00 horas, los perros llegaron; con lentes y botas, los canes subieron de nuevo al área del derrumbe. Todos aguardaron en silencio en espera de confirmar que hay vida debajo de los escombros.