Fija Corte criterios sobre inmunidad parlamentaria

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió hoy que la inmunidad parlamentaria sí tiene límites cuando los legisladores emiten opiniones fuera del ejercicio de sus funciones y bajo este criterio le otorgaron un amparo al ex senador, Manuel Barttlet Díaz en un litigio contra el panista Germán Martínez.

Por mayoría de ocho contra diez, los ministros determinaron que los legisladores sí pueden ser demandados por sus opiniones cuando se emitan fuera del marco de sus funciones, y aquellas que se hacen a título personal no son objeto de protección constitucional.

La Corte avaló las consideraciones en este sentido contenidas en el proyecto que presentó Juan Silva Meza, que proponía otorgar el amparo a Barttlet Díaz para que se juzgara por daño moral al ex presidente nacional del PAN, Germán Martínez por aseveraciones en contra del priista en una sesión del Consejo Federal del IFE en mayo de 2006.

La mayoría de los integrantes del pleno opinó que la inviolabilidad de los legisladores no debe ser ilimitada y ministros como Sergio Valls señalaron que esta inmunidad parlamentaria "se ha desvirtuado por algunos representantes sociales", por lo que se tiene que modificar esta condición desde su origen, en la Constitución.

Por su parte, Arturo Zaldivar dijo que algunas afirmaciones no están protegidas por la inviolabilidad parlamentaria, pues ésta no se aplica cuando hay injurias o calumnias cuando no tienen que ver con la función parlamentaria.

En este sentido, Ramón Cossío Díaz expuso que a los diputados y senadores se les debe permitir que se expresen "en total libertad en ejercicio expreso de sus funciones y no más allá", pues de lo contrario "les generarías una inmunidad de carácter personal que es sumamente complicada de aceptar".

El 31 de mayo de 2006, Germán Martínez, entonces diputado del Partido Acción Nacional (PAN) lo acusó de haber sido el responsable de planear el fraude electoral de 1988 y del asesinato del periodista Manuel Buendía, por lo que Manuel Barttlet demandó al panista por daño moral.

El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal resolvió el juicio a favor de Martínez Cázares bajo el argumento de que no podía ser sometido a juicio por ser diputado al momento de hacer las declaraciones y contar con la inmunidad inherente al cargo de legislador.

El priista promovió juicio de amparo promovió un juicio de amparo que llegó hasta la Suprema Corte, que determinó que Germán Martínez emitió sus declaraciones fuera del marco de su función legislativa, por lo que ordenó a un tribunal que inicie juicio y determine si con sus declaraciones provocó un daño moral a Manuel Barttlet.

vms