Martes 22.09.2020 - 09:35

Inician deudos de Saba etapa de duelo shivá

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Luego de concluir los servicios del funeral del empresario Moisés Saba Masri, así como de Alberto Saba Tuachi, Adela Tuachi de Saba y Judith Cattan de Saba, quienes fallecieron el domingo pasado, comenzó el primer periodo de duelo llamado "shivá", que literalmente significa "siete".

Según un documento del Comité Central de la Comunidad Judía de México, durante una semana los dolientes directos de las personas fallecidas, entre ellos padre, madre, hermanos, hermanas, hijos y cónyuge, permanecen en el hogar de la persona que murió porque se cree que su alma no abandona el hogar durante siete días.

En la "shivá", los deudos deben sentarse en banquillos más bajos de la altura normal, en señal de luto y no deben cortarse el cabello ni afeitarse y deben evitar toda actividad que les proporcione placer, además de no trabajar, aunque se exceptúan determinados casos.

Durante esos días también se realizan servicios religiosos en honor del fallecido. Por ello, tres veces al día se recita el "kadish", oración distintiva del duelo judío, escrita en arameo, y es una alabanza que no contiene referencias directas a la muerte, sino que es una afirmación de la fe en la sabiduría de los decretos divinos.

Además, según el rito, los deudos deben desgarrar una prenda de vestir como signo tradicional de dolor y luto, prenda que debe usarse durante toda la semana de duelo, pero la vestimenta debe desgarrarse por el lado izquierdo cuando se trata del fallecimiento de los padres y con los demás familiares, se rasga del lado derecho.

Durante los siete días de duelo se encienden velas para ayudar al alma en su viaje al cielo, ya que en la tradición judía las velas son símbolo del cuerpo y del alma, y la flama constituye el espíritu que se eleva hacia Dios.

Al terminar la "shivá" se inicia el segundo periodo de duelo llamado "shloshim" que significa "treinta" y que se extiende hasta el trigésimo día después del entierro, lapso durante el cual se prohíbe a los deudos cortarse el cabello o afeitarse, además de que no deben asistir a fiestas.

El duelo se termina con esta etapa, excepto cuando se trata del fallecimiento del padre o la madre, porque en este caso, el último periodo de luto se extiende hasta que se cumplen 11 meses a partir de su muerte.

vms