UNOPS e Insabi licitan 360 claves de medicamentos

IP insiste en riesgo por desabasto de medicinas

Canifarma considera que el número que se puso a concurso no es suficiente para la demanda del país; persisten las fallas de logística en el instituto que pueden afectar, sostiene

IP insiste en riesgo por desabasto de medicinas
IP insiste en riesgo por desabasto de medicinasFoto: Especial
Por:
  • Yazmín Veloz

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) anunciaron la apertura de la licitación pública para adquirir 360 claves de medicamentos genéricos y abastecer el segundo semestre de 2022 a través de compras consolidadas.

Sin embargo, Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), afirmó a La Razón, que ese número de claves son insuficientes para la demanda que existe en México, por lo que hay riesgo de que siga el desabasto de medicamentos.

“Habrá que ver primero si la UNOPS acepta las ofertas que se hicieron (ayer) y si realmente se adjudican a las empresas que cotizaron en el plazo previsto, que es en abril. Aún así, esas 360 claves no sirven para abastecer lo que se requiere”, afirmó.

Recordó que el Insabi abrió las licitaciones el 22 de diciembre de 2021 para el abasto de medicamentos del primer semestre de 2022, periodo en el que “es imposible que las farmacéuticas puedan abastecer los medicamentos”, por lo que consideró que habrá retrasos en este proceso.

“Hay 46 por ciento de licitaciones desiertas para el primer semestre de este año; es decir, no hay quien surta esas claves, y la razón es la falta de logística por parte del Insabi, ya que es imposible que se produzcan los medicamentos en un periodo de tiempo tan corto. Esperamos tener un mejor año, pero con esta falta de coordinación será difícil recuperarnos”, aseveró.

Durante la transmisión en vivo de la apertura de ofertas, Laura Klarreich, directora de Proyectos de Medicamentos de la UNOPS, detalló que en esta licitación, 72 por ciento de las empresas que están interesadas son mexicanas y 28 por ciento extranjeras, de países como Argentina, Brasil, Canadá, Cuba, España y Estados Unidos.

Destacó que esta apertura servirá para otorgar las licitaciones del periodo de julio a diciembre de este año, y que en total se ofertaron, como parte de la licitación pública internacional, 360 claves de medicinas, de las que recibieron ofertas para 341 (94.7 por ciento), por parte de 113 proveedores; mientras que para material de curación se ofertaron 274 lotes y se recibieron solicitudes para 259 (94.5 por ciento) por parte de 59 empresas.

Respecto a las de enero a junio de este año, explicó que se hizo la compra de 884 claves, de las cuales 336 son materiales de curación y 548 de medicinas. Además, informó que debido a la mejora en los procesos, se logró un ahorro estimado en 11 mil millones de pesos.

Resaltó que otra de las estrategias ha sido otorgar las licitaciones a varias empresas, por lo que en 2021 hubo 97 proveedores de siete países, incluido México. Para otorgar las claves ofertadas, la UNOPS hizo mejoras en el proceso, como la firma de acuerdos a largo plazo con proveedores adjudicados, la presentación de un registro sanitario para llevar el control, así como criterios de sostenibilidad.

En su oportunidad, Alejando Calderón Alipi, coordinador de Abastecimiento del Insabi, aseguró que en la mejora de los procesos tienen un compromiso con los proveedores de fármacos para tener listos sus pagos en tiempo y forma.

“Se sigue trabajando y ya se han tomado decisiones importantes para no tener problemas con el pago a proveedores. Es algo en lo que nos enfocamos mucho, porque así como ustedes nos han dado la confianza, nosotros queremos retribuirles, por eso quiero que sepan que sus pagos van a estar garantizados en tiempo y forma”, dijo.

Al respecto, Gual Cosío dijo que el atraso de pagos es sólo uno de los problemas de logística que han contribuido a generar una cadena que termina en el desabasto de medicamentos que ha sufrido el país.

“Con el Insabi los pagos se han ralentizado, porque hay una descoordinación por parte del instituto. Si no te pagan a tiempo, difícilmente puedes adquirir materia prima para producir las medicinas, y esto se convierte en un círculo vicioso que propicia el desabasto”, declaró.

Agregó que el anuncio de la apertura en enero para las licitaciones que se necesitan en el segundo semestre de 2022 es muestra de que la UNOPS ya entendió lo que se requiere para entregar a tiempo las claves compradas, ya que las empresas que obtienen la licitación tardan tres meses en producir los medicamentos, por lo que si se asignan a los proveedores en abril, éstos podrán sacar a tiempo las piezas de medicamentos para el 1 de julio de este año.