Tribunal Supremo de Estados Unidos

Juez propone revisar el matrimonio igualitario

El conservador Clarence Thomas, defendió este viernes que se revisen en el futuro los precedentes legales protegidos por la doctrina del “debido proceso fundamental”

.
.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • La Razón Online

Un juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, el conservador Clarence Thomas, defendió este viernes que se revisen en el futuro los precedentes legales protegidos por la doctrina del “debido proceso fundamental”, lo que incluye el fallo que protege el derecho al matrimonio homosexual y el acceso a los anticonceptivos.

Así lo señaló este viernes en una opinión separada coincidiendo con el fallo de la Corte de eliminar la protección legal al aborto.

Thomas abogó por revisar en el futuro los precedentes basados en el “debido proceso fundamental, una doctrina del derecho estadounidense que permite a los tribunales poner límites a la actividad legislativa cuando tiene afectaciones a “la vida, la libertad o la propiedad”.

El magistrado hizo también una mención expresa a los fallos previos del Tribunal Supremo que garantizan el acceso a anticonceptivos a las parejas casadas (“Griswold contra Connecticut”) y el matrimonio homosexual (“Obergefell contra Hodges”).

“Después de revocar estas decisiones probadamente erróneas, quedaría por resolver la cuestión de si hay otras provisiones constitucionales que protejan la miríada de derechos que nuestros casos de debido proceso fundamental han generado”, escribió Thomas.

Aun así, el juez aseguró que la decisión de este viernes sobre el aborto no afecta otros fallos sobre casos, como el del matrimonio homosexual y los anticonceptivos.

Sin embargo, su opinión establece que todos estos casos deberían ser revisados porque están basados en la doctrina del debido proceso fundamental.

Durante meses, desde que se filtró el borrador de la sentencia del Supremo sobre el aborto, varios activistas y políticos progresistas han alertado de que la decisión del alto tribunal establece un peligroso precedente que podría afectar otros derechos. Es una invitación para agitar organizaciones marginales que quieren dañar a la comunidad LGBTIQ+, aseguran.