Antes la Constitución no lo permitía

Defienden a FA en tareas de seguridad

El Presidente AMLO recordó que con la nueva reforma a la Constitución se permitió que el Ejército y la Marina puedan realizar labores de seguridad pública

Presumen aval a Santa Lucía en consulta
Elementos del Ejército mexicano en obras del nuevo aeropuerto "Felipe Ángeles"
Por:
  • Sergio Ramírez

La colaboración de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad, la construcción de bancos del Bienestar y de instalaciones de la Guardia Nacional, así como el nuevo aeropuerto "Felipe Ángeles" no violan el reglamento militar ni se salen de sus funciones básicas, afirmó el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Dos instituciones que son pilares del Estado mexicano, la Secretaría de Marina y de la Defensa nos están ayudando y no se están saliendo de sus funciones básicas. En las ordenanzas, los reglamentos, la ley del Ejército se establece que las Fuerzas Armadas tienen como función garantizar la seguridad interior, la defensa de la soberanía nacional".

En Tequila, Jalisco donde inauguró un cuartel de la Guardia Nacional, el mandatario federal recordó que con la nueva reforma a la Constitución aprobada por todas las fuerzas políticas al inicio de este gobierno, se permitió que el Ejército y la Marina puedan realizar labores de seguridad pública.

"Antes la Constitución no lo permitía, eso ayudó mucho porque se está contando con la expeciencia y la capacidad de las Fuerzas Armadas", afirmó tras expresar que también se contempla en la ley que deben axiliar en casos de desastres naturales como temblores, huracanes e incendios.

"También tienen como función contribuir al progreso del país, y todo esto lo que he mencionado, como nunca se inscribe en ese marco jurídico", sostuvo López Obrador.

Previamente hizo un recuento de las tareas que llevan a cabo los ingenieros militares como los cuarteles de la Guardia Nacional, que cada uno tiene un costo de 25 millones de pesos, lo cual evitó "dolores de cabeza" con los contratistas y altos costos.

"Nada más piensen cuánto nos costaría y los dolores de cabeza que tendríamos si esto lo construimos con el sistema anterior de las empresas contratistas, que quedaron muy manchadas, mal acostumbradas, echadas a perder.

"En el periodo neoliberal iniciaban las obras, las dejaban inconclusas, y siempre pedían más y más presupuesto, y siempre tenían más abogados, eran buenos para el litigio no para la construcción", enfatizó.