Legisladora solicita vigilar exhibicion de revistas con contenidos sexuales

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Archivo Cuartoscuro

La secretaria de la Comisión de Derechos Humanos, Martha Edith Vital Vera presentó en la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados, un punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Gobernación para que se vigile que la venta de publicaciones impresas en los puestos de periódicos y revistas se lleve a cabo con lo que dispone el Reglamento sobre Publicaciones y Revistas Ilustradas.

Hizo notar que diariamente en la mayoría de puestos de periódicos se exhiben sin restricción alguna revistas con contenidos pornográficos y, en ocasiones, estos espacios se encuentran fuera de las escuelas primarias, secundarías y preparatorias, y se muestran a todo el público sin límite de edad.

La legisladora señaló: “Las publicaciones de carácter pornográfico están al alcance de los niños, niñas y adolescentes, y se han trasladado desde la periferia de la sociedad hacia su centro mediante el alquiler de vídeos, difusión de películas y venta de revistas”, insistió.

Dijo que la constante predisposición de los menores de edad a las publicaciones con contenidos sexuales sin restricción alguna afecta seriamente su desarrollo psicosexual.

Dentro de los trastornos que pueden padecer las niñas, los niños y los adolescentes, alertó, están la tendencia a la promiscuidad, la negligencia ante métodos de anticoncepción y la vulnerabilidad a enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

Recordó que el Reglamento sobre Publicaciones y Revistas Ilustradas califica como contrarios a la moral pública y a la educación el título o contenido de las publicaciones y revistas ilustradas que contengan escritos, dibujos, imágenes, anuncios, emblemas, fotografías y todo aquello que induzca o fomente vicios o constituya por sí mismo delito.

Vital Vera insistió la importancia de que la Segob vigile la correcta aplicación del Reglamento para evitar que en puestos de periódicos y revistas del país se exhiba material con altos contenidos sexuales, que transgreden los límites del respeto a la vida privada, a la paz, a la moral pública, a la dignidad personal, y afectan el derecho de los niños, niñas y adolescentes a crecer en un ambiente sano que les permita desarrollarse de modo integral.