Limitada y miope discusión de estado 32: PRI

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

El PRI en la Asamblea Legislativa advirtió que la discusión en torno a convertir o no al Distrito Federal en el Estado 32 "es miope y limitada".

Al dar a conocer las conclusiones del foro: la Reforma Política del Distrito Federal, ¿Hacia dónde? dirigentes y legisladores del PRI capitalino aclararon que no hay un acuerdo entre los distintos partidos sobre la "municipalización" de las delegaciones.

Por ello, indicaron que tratándose de un problema complejo se requiere de una solución integral e innovadora, que contemple el rediseño de una ciudad garante de pluralidad, diversidad y colegialidad en la toma de decisiones eficaces.

"Se trata de partir hacia la reforma de una nueva relación de ciudadanos/poder, basada en concebir a los habitantes de la ciudad, no como receptores de bienes públicos a cambio de votos futuros, sino como demandantes de derechos", agregaron.

El líder del PRI capitalino, Jaime Aguilar detalló que el análisis partió de un ejercicio de la autocrítica de la ciudad que el PRI construyó en el siglo XX.

Tanto Aguilar, como el dirigente de la Fundación Colosio local, Mauricio López, los asambleístas Israel Betanzos, Alicia Téllez, Fidel Suárez y Leobardo Urbina, demandaron reciprocidad en la evaluación de los gobiernos del PRD y PAN en lo que va de este siglo.

Los priistas estimaron que la ciudad se sigue gobernando bajo un esquema de instituciones y mecanismos que fueron útiles en otra época y que hoy deben ser revisados, no sólo en su diseño macro y legal, sino en su dimensión local y cotidiana.

Advirtieron que es indispensable asumir que esta reforma necesariamente deberá implementarse a partir de un proceso incluyente en la lógica del "máximo consenso y la mínima imposición".

"Es necesario pensar en un nuevo diseño que estimule e incentive la colaboración entre todos los actores políticos. El pluralismo es factor fundamental. No se trata de un problema de partido sino de un tema de estado", enfatizaron.

En sus conclusiones, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) propuso que el Distrito Federal siga siendo la ciudad Capital, "asiento de los poderes federales".

El tricolor planteó no sólo una reforma del poder político de la ciudad sino "una para un mejor Distrito Federal, que satisfaga las demandas de salud, educación, empleo, cultura y desarrollo de todos sus habitantes".

Asimismo consideró indispensable fortalecer a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), como instancia directamente responsable de la legislación, que lleve a la armonización de la ciudad dentro del concepto de "ser parte de una gran metrópoli".

Propuso, además, crear un órgano colegiado para la unidad de políticas públicas en toda la capital, que evite la duplicidad de esfuerzos y la invasión de competencias entre autoridades.

Se detalló que dicho órgano estaría integrado con los jefes de demarcación territorial y el jefe de Gobierno.

"Se propone valorar la creación de un cuarto nivel de gobierno o la figura de Concejales Ciudadanos, dándole capacidad en el proceso de gobernanza de la ciudad y dejando atrás toda forma de pseudo-representación ciudadana".

Asimismo, el PRI pidió discutir, en el ámbito local, la autonomía del Ministerio Público y su diferenciación de las funciones de fiscalía, el mecanismo de nombramiento de los Jueces del Tribunal Superior de Justicia.

Así como la posibilidad de contar con una Corte del Distrito Federal, la Judicatura, y la pertenencia o no del Tribunal Administrativo al Poder Judicial.

Entre otras propuestas, consideró necesario descentralizar al Gobierno del Distrito Federal y a las demarcaciones territoriales.

agp