Los bloqueos de los centistas causan pérdidas por 50 mmdp

Los bloqueos de los centistas  causan pérdidas por 50 mmdp
Por:

El sector industrial tiene detenidas inversiones por 50 mil millones de pesos, que afecta a 40 mil empleos, debido a las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en las entidades de Michoacán, Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

El presidente de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera, mencionó que el monto representa 2 por ciento del total de las inversiones anuales que llegan al país, mismas que no se están ejecutando, pues los empresarios requieren el cumplimiento del Estado de derecho para inyectar capital.

Según datos del organismo empresarial, las ramas de la industria inmobiliaria, agroalimentaria, textil, alta tecnología y autopartes, tanto de empresas nacionales como extranjeras, ya detuvieron sus inversiones en estas entidades, que son las de mayor afectación por las acciones de la disidencia magisterial.

“Los bloqueos obstaculizan la producción, transporte y venta, con afectaciones que van desde el desabasto general de bienes de consumo, retrasos en los tiempos de entrega, pérdida de empleos, obstáculos a las operaciones de comercio exterior, sobre costos y cierre de empresas, entre otras”, comentó.

Asimismo, Herrera Vega consideró que también se deben acelerar los proyectos de las Zonas Económicas Especiales para dar certidumbre a los inversionistas.

“Debe haber certidumbre para las nuevas inversiones y agilizarse los programas de apoyo federal derivados del fondo creado para las Zonas Económicas Especiales como prioridad del Gobierno, para impulsar lo antes posible la productividad y generación de empleos en la región”, apuntó.

Al hacer un balance de los principales sectores afectados por las movilizaciones de la Coordinadora magisterial, el líder de Concamin detalló que la industria del sector de los lácteos estima afectaciones por alrededor de 300 millones de pesos, por la imposibilidad de distribuir los productos en el Sureste del país y, especialmente en el estado de Oaxaca.

En la industria cementera, el promedio de daños para los socios se estima en 800 mil pesos diarios, al tener que trazar nuevas rutas de abastecimiento y distribución.

Por su parte, la industria refresquera, que estuvo en paro técnico en Michoacán, Chiapas y Oaxaca, afectó a más de 5 mil empleados; en general, el sector de bebidas carbonatadas reporta un impacto económico por 140 millones de pesos.

Entre los principales daños se encuentran: pérdida de ventas, bloqueo de instalaciones, vehículos vandalizados, saqueados y retenidos, incremento del Costo del flete, falta de materia prima y saturación de almacén.

Otros rubros como conservas alimenticias, automotriz, celulosa y papel, de la transformación, vivienda, el sector naviero y de la construcción, también reportan daños económicos.