Mantienen confrontación por rol de Anaya rumbo al 2018

Mantienen confrontación por rol de Anaya rumbo al 2018
Por:

Entre reclamos de que el dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, es árbitro y jugador, y peticiones a los panistas que piden al queretano definir si buscará participar en 2018, panistas se enfrentaron en un debate en el que reforzaron sus posturas opuestas.

Anoche, en el el programa Si Me Dicen No Vengo, de Joaquín López-Dóriga, en Televisa, los senadores Ernesto Cordero y Roberto Gil, acompañados de la oaxaqueña Eufrosina Cruz, refrendaron su exigencia al líder nacional del PAN y argumentaron que los estatutos establecen que un año antes del proceso electoral se deben sentar las bases del proyecto blanquiazul.

Enfrente estuvo el secretario general del partido, Damián Zepeda, el coordinador en San Lázaro, Marko Cortés, y el exdiputado Rubén Camarillo.

Desde el inicio, Gil sostuvo que ya hay una sucesión adelantada en el partido, con claros aspirantes, todos lo sabemos” y ante ello, dijo, en 2012 el PAN se equivocó al llegar tarde y dividido por no poner reglas claras.

La diputada local de Oaxaca agregó que en los spots de su partido sólo “ve un rosto” y no el logotipo del PAN, lo cual, recalcó, es un reclamo de la militancia.

En respuesta, Zepeda sostuvo que dentro de su partido saben resolver las diferencias, pero convocó a “cuidar al partido”.

El líder en la Cámara baja hizo analogía del proceso con un campeonato de futbol: “si vas ganando... nunca pides cambiar al técnico”. En seguida, Cordero le respondió: “el problema es que estamos en el interescuadras y el presidente del partido es el árbitro, no el jugador...”.

Durante las conclusiones, el bloque de Zepeda, Cortés insistió que Anaya está concentrado en su función como dirigente. Camarillo agregó que siendo amigo de Anaya, no fue candidato, y ganaron la gubernatura en Aguascalientes.

Mientras que el sector de Cordero, Gil y Cruz apuntaron que desean un presidente que fomente la unidad, pero que se defina en el proceso interno, que la militancia de a pie salga en los spots y recalcó que el PAN puede ganar pero requiere: autocrítica, construir un proyecto de país, una candidatura competitiva y unidad.