Migrantes siguen su ruta entre golpes y toques

WhatsApp Video 2018-10-21 at 20.11.54
Por:

El camino de la caravana migrante rumbo al municipio de Tapachula, Chiapas, estuvo marcado por la violencia que sus coordinadores, liderados por Rodrigo Abeja, ejercieron contra los migrantes que los seguían, a quienes golpearon y dieron “toques” eléctricos por no seguir sus indicaciones a lo largo de la travesía de 30 kilómetros desde Suchiate.

La orden de un día anterior fue: “quien no pueda seguirnos, se queda; yo no me puedo hacer acompañar de cobardes. Quien no tenga las agallas de cruzar el río Suchiate y venirse, no tiene las agallas de acompañarnos; y de esas personas no quiero en la caravana”, exigió Rodrigo Abeja, líder de la caravana.

Así, la travesía de Suchiate a Tapachula se convirtió en un infierno para muchos, ya que tres de los cinco principales coordinadores constantemente golpearon y propinaron descargas eléctricas a quienes no seguían sus órdenes; los migrantes fueron presas del miedo, ya que no lograron hacer nada por el temor a que los dejaran solos.

“A ver cabrón, si te digo que te vayas de ese lado, te me vas; sigue mis órdenes o salte y vete solo”, fueron las palabras de uno de los líderes.

Con el taser, una herramienta que da descargas eléctricas y además es linterna, los coordinadores recorrían los primeros metros de la marcha, donde al menos dos personas fueron agredidas y otras dos golpeadas a puñetazo limpio para que guardaran el orden. Incluso, al advertir a medios de comunicación, los lideres de Sin Frontera llevaron a las personas agredidas fuera de la marcha, a una zona separada, donde continuaron los golpes de manera reiterada.

La marcha comenzó a segregarse luego de que decenas de migrantes, ante el temor de ser víctimas de nuevas agresiones en los próximos días, abandonaron la columna y subieron a los camiones de la Policía Federal para que los alejaran del lugar. Algunos de ellos mencionaron que ya no tienen confianza en sus líderes y no saben lo que va a pasar después.

Los líderes de la caravana son custodiados por al menos 30 personas que avanzan a sus costados, lo que imposibilita que alguno de los migrantes se les acerque o los increpe.

Estos coordinadores, además, han mantenido constantemente una actitud hostil contra los elementos de la Policía Federal, a quienes han insultado permanentemente a lo largo de todo su trayecto.