Sábado 11.07.2020 - 12:51

Navarrete precoz y breve

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

A dos meses de haberse llevado a cabo la jornada electoral a nivel federal, tal parece que agosto seguirá siendo periodo de elecciones. O al menos así será al interior de los tres principales partidos políticos, quienes renovarían sus dirigencias nacionales. Y es que tras el anuncio de Carlos Navarrete, el miércoles pasado, en donde puso en manos del Comité Nacional del Partido de la Revolución Democrática su cargo como presidente nacional de dicho ente polít

ico, el PRD podría sumarse a los procesos internos que siguen tanto el Partido Acción Nacional –a definirse el próximo 16 de agosto-, como el Revolucionario Institucional –cuya dirigencia podría quedar definida hoy mismo.

En el caso del PRD la novedad estriba en que, de tomarle la palabra a Navarrete, éste podría estar soltando las riendas del partido a menos de un año de haber asumido el cargo –en octubre de 2014- y con todavía dos años de gestión por delante, pues fue apenas en septiembre del año pasado cuando el Instituto Nacional Electoral puso en práctica una de sus nuevas facultades derivadas de la más reciente reforma político-electoral, y organizó la elección interna del PRD para renovar su dirigencia nacional.

Sin embargo, en sus escasos diez meses de dirigencia, el partido ha sido puesto a prueba como nunca antes en su historia. Recién asumió el cargo, Navarrete tuvo que hacer frente al lamentable caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en donde se vio directamente involucrado el alcalde perredista José Luis Abarca. Luego, tras el mal manejo de dicha crisis, vio partir a Cuauhtémoc Cárdenas, fundador y líder moral del PRD, quien decidió renunciar a las filas del partido. Después, como fichas de dominó, recibió las renuncias de Alejandro Encinas, Mario Delgado y Marcelo Ebrard, entre otros, quienes por diversos motivos también dejaron su militancia. Y finalmente, tras los comicios intermedios del 7 de junio pasado, fue testigo de la dolorosa derrota del Sol Azteca en la capital del país, en donde perdió la mayoría de la Asamblea Legislativa a manos del recién creado Morena, además de entregar a Morena, PRI y PAN, ocho de las catorce delegaciones que hasta el momento gobernaba.

Así es que, si bien la noticia llama la atención, tampoco toma por sorpresa a muchos, pues es clara la necesidad de cambiarle los terrenos al partido. Por lo pronto, este fin de semana sesionará el Consejo Nacional del PRD, en donde harán un corte de caja de los más recientes resultados y definirán el futuro inmediato del señor Navarrete y del partido, de cara al agitado calendario electoral del próximo año –donde estarán en juego doce gubernaturas en las trece entidades en donde habrá elecciones- y con la mira puesta en la elección presidencial de 2018, a la que no se ve ni por dónde pueda hacerle frente en las condiciones actuales que enfrenta.

eduardonateras@hotmail.com

@eNateras