No se preven anuncios espectaculares en la cumbre de Guadalajara

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Los presidentes de México, Estados Unidos y Canadá tendrán en la reunión del domingo próximo una agenda cerrada, y no hay forma de meter temas nuevos, consideró Javier Urbano Reyes, especialista en relaciones internacionales.

En entrevista el investigador del Departamento de Estudios

Internacionales de la Universidad Iberoamericana dejó claro que "no

veremos grandes cosas, solamente pequeñas aseveraciones relativas a

la reafirmación de lo que ya se tiene. Esperar novedades es esperar

mucho".

Aseguró que el contexto económico no da para lanzar nuevas

iniciativas y el contexto político y de la opinión pública tampoco.

Toda nueva iniciativa, dijo, requiere de recursos y ninguno de los

tres (gobiernos) los tiene para lanzar nuevas iniciativas.

Los temas a tratar serán aquellos de declaración formal, los que

tienen que ver con principios generales de cooperación y que son los

relativos a la pacificación y medio ambiente, "y que no comprometen

en absolutamente nada".

En cambio en los temas que sí suponen compromisos específicos no

habrá novedades y estarán sólo aquellos que tienen que ver con lo que

ya está consolidado, como las colaboraciones relativas a la

Iniciativa Mérida y en materia de lucha contra el narcotráfico y

seguridad fronteriza.

Indicó que por su parte Canadá estará un tanto ausente en el

sentido de que en la actualidad está muy ajeno a la dinámica

México-Estados Unidos. "No tiene mucho activismo ni ha sido proactivo

en la relación entre México-EU", agregó.

La reunión, entonces, está condicionada a la agenda

México-Canadá. "Es una reunión de tres países en donde dos son los

que llevan la dinámica de la relación con América del Norte. Es una

reunión de dos más uno, y no de tres".

El experto consideró que difícilmente otros temas aparecerán mas

que en términos discursivos, como el de las visas canadienses.

"Espero que no porque ese es un asunto de cancillerías y no

tiene por qué modificar las relaciones entre México y Canadá, no le

encuentro razón ni es lo suficientemente grave. Y si se menciona, no

creo que vaya más allá de la posibilidad de ubicación de espacios

para el diálogo", consideró.

El investigador confió en que se tocará el tema hondureño en

términos de la reafirmación de un posicionamiento común de los tres

países relativo a la vuelta a la legalidad en ese país.

En general estimó que es importante que los mandatarios se

reúnan para establecer algunos mecanismos de coordinación. "Pero de

eso a que la opinión pública de alguno de los tres países espere un

gran anuncio, o alguna cosa así, por supuesto que no" va a ocurrir.

Aseguró que no hay contexto, ni posibilidades, ni margen de

maniobra para ninguno de los tres países para hacer anuncios

espectaculares.

Por lo tanto habrá que esperar lo normal, lo necesario o lo

mínimo "y reiterar que hay una división muy importante entre las

declaraciones de principios que no comprometen nada y las

declaraciones relativas a acuerdos concretos, y de ellos sólo se

reafirmarán los que ya se tienen", acotó.

jhm