Nueve horas de vandalismo impune del SME

Nueve horas de vandalismo impune del SME
Por:

Por Daniela Wachauf

CHECA TODA LA RUTA

En menos de nueve horas, huestes del líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza, protagonizaron actos vandálicos que dejaron al menos a cuatro heridos, 13 vehículos dañados y explosiones de petardos en la sede nacional del PRI, donde también realizaron pintas y lanzaron piedras.

Desde las 7:00 horas, electricistas encabezados por Esparza buscaron entrar al fraccionamiento donde vive el secretario del Trabajo, Javier Lozano; pero no lo lograron, pues una valla formada por policías federales se los impidió.

Ante el fracaso, el grupo partió una rosca de Reyes y rompió tres piñatas con la figura del funcionario. Luego fueron al Zócalo, donde más esparcistas los esperaban.

Mientras esperaban a su líder, varios electricistas ingresaron a la Catedral pidiendo una reunión con el cardenal Norberto Rivera, lo que generó empujones con agentes federales.

A las 10:00 horas, Esparza se instaló afuera de Palacio Nacional, —resguardado por policías federales— junto con los diputados federales del PT Gerardo Fernández Noroña y Jaime Cárdenas.

Entonces, unos 400 electricistas quemaron recibos de luz emitidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“No paguen luz, compañeros, porque el contrato lo tienen con Luz y Fuerza del Centro, no con Corrupción Federal de Electricidad”, gritaba Noroña a quienes pasaban.

Luego los electricistas caminaron hacia su sede sindical y al pasar por la Coalición de Jubilados del SME, donde el disidente tesorero del gremio, Alejandro Muñoz, sostenía una reunión con sus allegados, los esparcistas buscaron entrar al lugar armados con palos y piedras.

Los que estaban con Muñoz cerraron la puerta impidiendo que entraran los contrarios. Pero fue insuficiente pues los esparcistas arremetieron a palazos y a patadas contra autos estacionados; les arrancaban espejos laterales y calaveras y los lanzaban al inmueble, ubicado en la colonia San Rafael.

Botellas, vasos y piedras también eran arrojados contra los jubilados y electricistas que ya recibieron su liquidación y ahí estaban presentes. Todo, ante policías de la SSP-DF que nada hicieron para detenerlos.

El saldo, cuatro heridos por piedras, 13 autos destrozados y cero detenidos.

Ahí no paró el vandalismo, pues de ese punto y ante la llegada de granaderos se movieron hacia Insurgentes.

Al pasar frente a la sede del PRI lanzaron piedras y botellas, mientras otros hacían pintas contra el gobernador del Estado de México, Enrique Peña, y lanzaron varios petardos a la sede priista. La policía capitalina tampoco les impidió hacer estragos.

Los cerca de 400 inconformes se dirigieron a la subestación Nonoalco y de ahí a la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, donde hicieron un mitin.

fdm