ONG ven perfil de contención en el sustituto en Migración

Presentación de niños ante el INM crece 56% en 4 meses
Por:

El Instituto Nacional de Migración (INM) está transitando de una dependencia de protección a los derechos humanos de migrantes a una policiaca que privilegia la contención en la frontera.

En esto coincidieron, en entrevista con La Razón, el sacerdote y activista Alejandro Solalinde; Ana Saiz, directora de la organización Sin Fronteras; Martha Elena Garibay, especialista en migración internacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); e Iliana Ruvalcaba, presidenta de El Pozo de Vida.

“Buscan meter en cintura de manera urgente el tráfico de personas y el aumento de flujos migratorios. El nuevo perfil es policiaco porque es el que se necesita. Era de esperarse (la renuncia del comisionado del Instituto Nacional de Migración) porque Tonatiuh Guillén estaba en contra de una estrategia de contención y aparte, no dio resultado”, expresó Alejandro Solalinde.

Además advirtió que podría no ser la única renuncia en ese órgano técnico desconcentrado, dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob), debido a que en el interior existe corrupción y necesitan cambiarlo totalmente para que funcione.

Por su parte, Ana Saiz aseguró que el Gobierno federal maneja un doble discurso, ya que por un lado, declara que hay aceptación de migrantes en el país, y por el otro, aplica una política de contención. “Uno de los grandes retos es que en esa transición no se violen los derechos humanos por la implementación de la Guardia Nacional”, detalló.

En tanto, Iliana Ruvalcaba dijo que la principal causa de la renuncia de Tonatiuh Guillén se debió que lo hicieron a un lado, junto con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en las conversaciones por el acuerdo bilateral y la falta de experiencia: “le pesó mucho la academia a estar en campo”.

En tanto, Martha Elena Garibay indicó que es aceptable afirmar que dicha dimisión tiene que ver con la estrategia a seguir en política migratoria: “Últimamente se ha generado en los medios cierta preocupación respecto a la movilización de la Guardia Nacional a la frontera sur, específicamente en materia de derechos humanos. La misma secretaria de Gobernación afirmó que la nueva corporación no es una patrulla migratoria, lo cual es ambiguo, no se entiende entonces la relevancia de esta decisión, sus objetivos y alcances en la frontera”.

Asimismo, indicó que la llegada de Francisco Garduño al INM como “hombre de confianza del Presidente Andrés Manuel López Obrador” dentro del Gabinete de Seguridad y su conocida relación o interés con el tema de derechos humanos y la abogacía, lo hacen un candidato mediático.

“En mi hipótesis, esto devela que este tema es considerado como propio de la seguridad nacional de México y ha logrado la mayor relevancia en la relación con Estados Unidos junto con el T-MEC”,afirmó.

Los activistas dijeron que preocupa el perfil del nuevo comisionado altamente policiaco, mientras que la regulación y orden, serán un gran reto en la protección de derechos humanos.

El Dato: Guillén López, exdirector de El Colegio de la Frontera Norte manifestó desde el inicio del sexenio su interés de quitarle el enfoque “policial” al control migratorio.

Te puede interesar: