Jueves 13.08.2020 - 20:10

“Oportunas”, las disculpas de SSP

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Redacción La Razón

La Arquidiócesis de México consideró oportunas las disculpas que ofreció la SSP al Obispo de Apatzingán, a la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y a los feligreses, por la irrupción de policías federales en un templo de dicho municipio para arrestar a tres personas que son acusadas de tener presuntos vínculos con el crimen organizado.

“Resulta oportuno el gesto de la Secretaría de Seguridad Pública de aceptar el grave error que cometió al irrumpir en un templo de Apatzingán, estado de Michoacán, para capturar a un grupo de deleznables delincuentes mientras se celebraba la Sagrada Eucaristía”, señaló la Arquidiócesis en un editorial en su sitio de internet.

En la publicación, la Arquidiócesis consideró que el combate a la delincuencia organizada que llevan a cabo las fuerzas federales tiene sus límites como lo es el respeto a las garantías individuales.

“El combate al crimen organizado –que debe realizarse sin cuartel– tiene, sin embargo, límites, y uno de éstos es el respeto a las garantías individuales de las personas, entre ellas la fe que profesan. Por ello, irrumpir en medio de una Celebración Eucarística no es lo mismo que realizar un operativo en un restaurante o en una discoteca. La Santa Misa es el acontecimiento de fe más sagrado para los católicos, e interrumpirlo violentamente no sólo es una falta de respeto para los fieles, sino también un sacrilegio de suma gravedad”, aseguró.

Además, la Arquidiócesis advirtió que la participación de los delincuentes en la misa también ofende la ceremonia, pues aunque no existe un decreto de excomunión particular, los criminales saben que con sus actividades se encuentran de facto fuera de la Iglesia católica.

CEM “jamás” obstruirá la justicia

La Conferencia del Episcopado Mexicano aclaró que la Iglesia católica jamás contribuirá a la obstrucción de la justicia, al referirse al operativo federal realizado en un templo en Apatzingán, Michoacán, el pasado fin de semana. “Ningún templo católico es ni será lugar donde se pueda ocultar, bajo ningún pretexto, cualquier tipo de delincuencia”, aseguró Leopoldo González, secretario ejecutivo de la CEM. Descalificó a quienes “por desconocimiento o mala fe” han acusado a la Iglesia de obstruir la justicia, luego de que el 1 de agosto “alzó la voz” por la irrupción de agentes de seguridad en el templo del Perpetuo Socorro mientras se oficiaba una misa.

“La Iglesia y sus Obispos jamás contribuirán a la obstrucción de la justicia, como lo han querido señalar algunas voces que se han pronunciado al respecto.

asc