Piden revisar violencia en muertes de mujeres

Corte garantiza a parejas gay derecho a la familia
Por:
  • la_razon_online

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció que cuando se investigue la muerte violenta de una mujer, además de realizar las diligencias, las autoridades investigadoras deben identificar la posible presencia de motivos o razones de género en el ataque.

Al revisar el amparo 554/2013, los ministros destacaron que la eficacia de la investigación de muertes violentas de mujeres depende de manera directa y, en gran medida, de la prueba técnica de los peritos.

Te puede interesar: Capturan a presunto autor material de ataque con ácido contra saxofonista

A su vez, resaltaron que los protocolos para la investigación de muertes de mujeres establecen que deben realizarse diversos peritajes para determinar si el cuerpo tiene signos de defensa y lucha, e indicios de maltrato crónico anterior al deceso.

En una tarjeta informativa, el alto tribunal agregó que se debe prestar atención a signos en los bordes cubitales de manos y antebrazos, uñas, mordeduras de mamas o contusiones al interior de los muslos, entre otras cuestiones probatorias relevantes, así como identificar las conductas que causaron la muerte y verificar la presencia o ausencia de motivos de género que originan o explican la muerte de la víctima.

En ese sentido, indicaron, se debe investigar de oficio las posibles connotaciones discriminatorias por razón de género en un acto de violencia perpetrado contra una mujer cuando dicho acto se enmarca en un contexto de agresión contra ellas que se da en una región determinada.

Esto derivó de la muerte de una mujer, cuyo esposo, al ser policía ministerial, participó en la recaudación de pruebas, en la cadena de custodia y protección de evidencia de la escena del crimen. Derivado de ello, la muerte se hizo pasar inicialmente como un suicidio por asfixia.

Sin embargo, debido a la declaración de la madre de la víctima y de personas cercanas a ella, se supo que el esposo sometió a la mujer a violencia física, económica y verbal.

Evidenció que la investigación del caso no consideró el patrón de violencia contra la mujer, no se protegió la escena del crimen ni la cadena de custodia, no se recogió evidencia de la escena y ésta fue contaminada, los peritajes fueron imprecisos, e incluso, omisos, pues no fueron realizados con perspectiva de género y no se le imputaron cargos al presunto agresor.

La madre de la víctima promovió diversos amparos que fueron negados, hasta llegar a la SCJN. Se reabrió la investigación y, a consecuencia de ello, el esposo fue detenido y procesado.

El viernes el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reveló que el feminicidio subió 12.2 por ciento entre enero y noviembre de 2019 en comparación con igual periodo de 2018, al pasar de 793 delitos asentados en carpetas de investigación a 890.

El dato: De acuerdo con el Programa para Prevenir la Violencia a las Mujeres de Conavim, en estados como BC, BCS, Chihuahua y Colima, hay más riesgo de que una mujer sea asesinada.