Pobreza ocasiona 48% de la migración infantil a EU

Pobreza ocasiona 48% de  la migración infantil a EU
Por:
  • maria_cabadas

La violencia en sus lugares de origen, escasez de recursos económicos, desigualdad social y pobreza, son las principales causas para que niños y adolescentes de entre 12 y 17 años de edad, crucen sin compañía el territorio nacional rumbo a Estados Unidos.

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en 2014 fueron detenidos en el país 10 mil 943 menores de edad en condición de migración; en 2015 la cifra llegó a 20 mil 368; para 2016 fueron 17 mil y hasta el 31 de mayo de este año había 2 mil 652.

Según el organismo que encabeza Luis Raúl González Pérez, 48 por ciento de estos menores dejan sus hogares por la violencia; 29 por la falta de dinero, desigualdad social y pobreza, mientras que 23 por ciento restante trata de llegar al vecino país para reunirse con su familia.

Ante esta situación, Édgar Corzo Sosa, quinto visitador general de la CNDH, hizo un llamado a reconocer la obligación de las instituciones de los Estados nacionales para asegurar que a las niñas, los niños y los adolescentes migrantes se les proporcionen cuidados y asistencia especiales, fundamentales para su protección, desarrollo y supervivencia.

Enfatizó que la CNDH se pronuncia porque sean las procuradurías de protección de cada entidad federativa y federal, y no el Instituto Nacional de Migración (INM), las que determinen ese interés superior de la niñez, con el señalamiento que haga la Procuraduría federal.

Hizo hincapié en que el INM no debe hacer ningún cambio estructural en sus instalaciones para tratar de albergar a la niñez migrante no acompañada, sino buscar inmediatamente centros de asistencia social, aunque admitió que no hay suficientes y en ocasiones su cupo es limitado.

Por ello, aseguró, es necesario saber con cuántos de esos lugares se cuenta, pero también conocer el perfil de las personas que los atienden, aspecto que debe ser altamente cuidado porque los infantes migrantes padecen múltiples circunstancias de vulnerabilidad.

“Una mala práctica es cuando el menor solicita refugio, y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) indebidamente lo entrevista en la estación migratoria o por teléfono. El menor de edad debe estar en un albergue y las entrevistas deben ser presenciales”, dijo el visitador.