Martes 26.01.2021 - 19:03

Alto poder adquisitivo de Lozoya dificultó su captura: policía española

Alto poder adquisitivo de Lozoya dificultó su captura: policía española
Por:

La Policía Nacional de España informó que el alto poder adquisitivo y los lazos internacionales con los que contaba Emilio Lozoya Austin complicaron su localización.

En un comunicado, reportó que, junto con la colaboración con la Fiscalía mexicana, durante varios meses obtuvo indicios de que el exdirector de Pemex se escondía en diferentes localidades españolas.

Sin embargo, a principios de 2020 lo pudo ubicar en la provincia de Málaga y este 12 de febrero, en una actuación conjunta del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales y de la Comisaría Provincial de Málaga, lograron la detención del fugitivo.

En su reporte, la policía española recordó que el funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto era prófugo desde mayo de 2019 cuando las autoridades mexicanas iniciaron la búsqueda internacional para detenerlo, como presunto responsable de un entramado de corrupción perpetrado durante 2012 y 2013, cuando era director de la empresa petrolera mexicana.

La Fiscalía General de la República (FGR) estima en 280 millones de dólares lo defraudado y lo acusa de haber recibido sobornos de la empresa brasileña Odebrecht y de participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Medios españoles muestran opulencia del escondite

Luego de la captura, medios españoles dieron cuenta de la exclusiva zona para multimillonarios en la que se refugiaba el mexicano.

Se trata del complejo inmobiliario La Zagaleta, ubicado a unos 20 kilómetros de Marbella, en el pueblo malagueño de Benahavís, al sur de España, considerado el más exclusiva de Europa.

"Los agentes habían ubicado a Lozoya hacía días, pero debían encontrar la forma de sortear el impresionante dispositivo de seguridad que protege el complejo residencial para evitar una nueva fuga", detalló El Mundo.

Según con este medio, los agentes que lograron la aprehensión tuvieron que engañar a los vigilantes, algunos de ellos exmilitares, para no revelar el verdadero objetivo de su presencia en la urbanización.

Fuentes citadas por El Mundo revelaron que Lozoya estaba oculto en una villa de lujo en la que tenía a su alcance todo tipo de comodidades y que no necesitaba abandonarla, lo que dificultaba su captura.