Martes 14.07.2020 - 01:35

Por descuido oficial colapsa el paraiso: Holbox se queda sin agua, luz, drenaje...

Por descuido oficial colapsa el paraíso: Holbox se queda sin agua, luz, drenaje...
Por:

Tras el colapso de los servicios de agua, drenaje y suministro eléctrico en la isla Holbox, autoridades municipales y estatales anunciaron un rescate provisional, ante el amago de hoteleros de cerrar el paso a turistas.

La ola de visitantes provocó sólo este fin de semana —en el arranque de la temporada vacacional— la saturación del drenaje e incluso provocó apagones en la isla.

A diferencia del crecimiento poblacional, desde hace 15 años los servicios públicos no han aumentado en la demarcación que recibe turistas desde los embarcaderos desde Quintana Roo y de Yucatán.

El sábado la Asociación de Hoteleros anunció el cierre temporal de la isla de las 10:00 a las 16:00 horas, ante la emergencia por la que atravesaban.

El director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) del estado de Quintana Roo, Gerardo Mora Vallejo, anunció a través de su cuenta de Twitter que el incremento de consumo de agua durante las vacaciones en Holbox será atendida con pipas, y respecto a las fallas en la energía eléctrica, el funcionario dijo: “viene una planta de CFE para garantizar el abasto”.

Aunado a ello y ante las medidas de la población, dirigentes empresariales, activistas y los titulares de las secretarías de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Juan Vergara Fernández; de Infraestructura y Transporte (Sintra), Jorge Portilla y el presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Emilio Jiménez, se reunieron para evitar el cierre del centro turístico y detallaron otras medidas de emergencia.

El incremento de consumo de agua durante las vacaciones en Holbox será atendida con 19 pipas al día, y respecto a las fallas en la energía eléctrica, la CFE instalará tres de cinco transformadores comprometidos para el lugar, y será hasta el 21 de agosto cuando se inicie la construcción del nuevo drenaje.

También pactaron no autorizar más construcciones de cuartos de hotel, ya que la isla actualmente tiene 900 espacios, 50 por ciento más que hace cinco años.

La isla —que pasó de recibir 250 mil visitantes en 2007 a más de un millón en 2016— colapsó tras la alta afluencia de turistas en esta temporada por el avistamiento del tiburón ballena, considerado uno de los principales atractivos turísticos del lugar.

Según pobladores, las autoridades estatales y municipales no se prepararon para enfrentar la situación y este escenario obligó a amagar con cerrar el acceso a la isla ayer debido a que no había garantías de los servicios básicos para los visitantes y para sus habitantes.

“Debido al desabasto de agua, nulo funcionamiento del drenaje, fallas graves en el suministro de la energía eléctrica y falta de compromiso por parte de las autoridades municipales y estatales, es necesario impedir el acceso a la isla de Holbox, la cual ya se encuentra en un estado de emergencia”, decía un comunicado publicado en las redes sociales de la Asociación.

Hoteleros y organizaciones de la sociedad civil afirmaron que se mantendrán alerta de que se cumplan los acuerdos.

“Pedimos extrema atención en estar pendientes de los acuerdos firmados.

Esto no cambia la situación de emergencia en la que nos encontramos, seguimos en alerta. En caso de incumplimiento se reactivará el llamado para el domingo 6 de agosto”, advirtieron.

Holbox pertenece al municipio de Lázaro Cárdenas, ubicado en la zona norte del estado, y su población ha aumentado de forma importante, ya que en 2005 los habitantes de la isla no superaban las 300 personas, sin embargo, en el censo en 2016, registró 3 mil habitantes.

La crisis en Holbox ocurrió cuando las autoridades estatale atendían la problemática más visible del lugar, la basura. Del 20 al 28 de julio, retiraron de la isla 12 toneladas de basura que se encontraban a cielo abierto.

Además, la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo informó que se manejaron 6 mil metros cúbicos de residuos que estaban colocados de manera inadecuada en centro de transferencia, con lo que hicieron espacio para recibir más residuos en ese mismo lugar.