Por jugar al secuestro matan a nino de 6 anos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Cinco menores de edad jugaban a los secuestradores y terminaron con la vida de Cristopher Raymundo Márquez Mora, de seis años, en Chihuahua, razón por la cual la Fiscalía General del Estado (FGE) giró órdenes de aprehensión de los jóvenes.

De acuerdo con el titular de la dependencia, Sergio Almaráz, se trata de tres hombres, uno de 11 años y dos de 15 y dos mujeres de 13, quienes desde el pasado jueves desaparecieron a Cristopher.

El menor fue atado de pies y manos; además de agredido con piedras y palos. Al considerar que lo asfixiaron, los menores se pusieron de acuerdo para arrastrar el cuerpo cerca de un arroyo en la colonia Laderas de San Guillermo, donde habita la familia de Cristopher.

Antes de enterrarlo apuñalaron su espalda con un arma blanca, enterraron el cuerpo, lo cubrieron con tierra y maleza y colocaron un animal muerto para esconder evidencias.

Christopher Raymundo, quien padecía de soplo en el corazón, llevaba dos días desaparecido, sin embargo, uno de sus victimarios confesó el crimen.

“El cadáver fue localizado la mañana del sábado después de que uno de los jóvenes, debido a los remordimientos que sentía, le confesó a su madre su participación en el homicidio y ella misma lo reportó a las autoridades vía telefónica”, agregó el fiscal.

La policía estatal montó un operativo atrás del Cereso número 1 de Aquiles Serdán, zona donde el menor confesó que habían tirado el cuerpo.

Únicamente los varones de 15 años fueron llamados en calidad de presentados en calidad de presuntos responsables por el delito de homicidio.

En tanto que los de 13 y 11 años quedaron a disposición de la tutela publica, para lo cual, se dio vista correspondiente a la Procuraduría de Asistencia de la Familia y del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Chihuahua.

Será esta institución la que defina si hubo omisión de cuidados de los padres de familia, tanto de la víctima como de los agresores, ya que se corroboró que todos eran conocidos.