Al medio día de este viernes

Por la fuerza, encapuchadas toman las instalaciones de la CNDH

Su objetivo es apoyar a las víctimas que desde hace varios días se encuentran acampando a las afueras de la dependencia; llevan varios días de protesta

CNDH
Colectivos feministas tomaron las instalaciones de la CNDH en el Centro.Foto: Especial
Por:
  • Jorge Butrón

Un grupo de personas encapuchadas tomó las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) el medio día de este viernes, con el objetivo de apoyar a las víctimas que desde hace varios días se encuentran acampando a las afueras de la dependencia.

Además, se suman a las personas que aún se encontraban adentro desde hace días que comenzó la manifestación, luego de que se amarraran a las sillas del salón donde tuvieron la reunión con la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra y de la cual no obtuvieron resultados.

En videos compartidos en redes sociales, el colectivo de mujeres que irrumpió por la fuerza mostró cortes y alimentos que se cocinan al interior del órgano autónomo, contradiciendo la política de austeridad que dictaminó Rosario Piedra al llegar.

CNDH
Toman las instalaciones de la CNDH, el 4 de septiembre de 2020.

Miren, nos sacamos la lotería; tienen cortes, pobrecitos, es la austeridad. Los pobres de la Comisión tienen cortes, helado, pollo, pero sobre todo mucha carne en sus refris, pero para las víctimas no hay nada. Ahí está la austeridad de la CNDH y los lujos que tienen, destacaron las mujeres que ingresaron al lugar en sus redes.

Silvia Castillo, quien se encuentra desde hace dos días amarrada en una silla de la CNDH, señaló que desde que comenzó la protesta solo la han acosado y tratado de sacar, pero no ha cedido; además, de que la ayuda de la gente e torno a los alimentos es la que la tiene en la lucha.

Me quieren endulzar la vida, pero yo no creo en ello, Hemos encontrado tráfico de influencias y por ello no nos atienden. Rosario Piedra no me ha dicho nada y solo me promete pero nada en realidad. Aquí solo se encuentran acosándome y si llegué a amarrarme es porque no he encontrado justicia, dijo a este diario.

A Silvia Castillo le han proporcionado alimentos a través de una cubeta hasta el primer piso de las instalaciones de la CNDH, donde se encuentra encerrada; además, se ha visto en la necesidad de hacer sus necesidades fisiológicas en otra cubeta que le suben y bajan por el mismo medio, ya que tiene temor de que, si va al baño, la saquen del sitio.

ntb