No han tenido actividad en más de 100 años

Preocupan a expertos dos brechas sísmicas

Sismólogos consideran que las franjas de Guerrero y Acambay siguen acumulando energía; no estamos suficientemente preparados: falta mantenimiento de edificios, dicen

12
Brecha de guerreroFoto: Especial
Por:
  • Jorge Butrón

Al menos dos brechas sísmicas no han tenido actividad desde hace 100 años, lo que genera preocupación entre expertos, quienes temen que un nuevo movimiento proveniente de Guerrero o el Estado de México cause fuertes daños, como en 1985 o 2017.

La brecha de Guerrero no ha tenido actividad desde 1911, y es una franja de 230 kilómetros entre Acapulco y Papanoa, población de Tecpan de Galeana, que preocupa a los sismólogos, ya que la contención de energía por décadas puede provocar un movimiento de gran intensidad.

Otra de las fisuras de preocupación es la de Acambay, en el Edomex, que tuvo su última actividad en 1912, de la que se ramifican varias líneas que pueden causar estragos en caso de actividad.

Otras lagunas sísmicas de igual importancia son las de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, y las de Puerto Escondido y Tehuantepec, en Oaxaca, aunque de menor riesgo; sin embargo, de ellas han venido los sismos de 1985 y 2017.

De acuerdo con el Servicio Geológico Mexicano, en el país existen tres zonas sísmicas. La región A no tiene registro histórico de movimientos, y comprende los estados principalmente del norte y sureste; la B y C, con temblores frecuentes, Baja California Sur, Ciudad de México, Nayarit, Puebla, Tabasco y Tlaxcala. En la zona D se han reportado grandes sismos de ocurrencia muy frecuente, e incluye a Colima, Chiapas, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro y Veracruz.

Gráfico

Víctor Hugo Espíndola, sismólogo de la UNAM, aseguró que pese a los avances en materia de Protección Civil, falta mucho para que la gente se prepare en caso de un terremoto, porque hay probabilidad de que se registre uno de gran magnitud en cualquier momento por las brechas que no han tenido actividad.

“Creo que nunca se está completamente preparado, aunque estamos mejor, pero cada vez que ocurre un sismo (pero que no causa grandes efectos), también nos sirve para ver qué tanto estamos preparados. En esos movimientos es donde realmente medimos nuestra capacidad de reacción”, destacó el experto.

Señaló que la zona desde Chiapas hasta Colima y Jalisco es dónde se producen más terremotos en el país; sin embargo, en la laguna sísmica de Guerrero no ha habido actividad por años, ya que, si bien se han generado, han sido muy lentos y por ello la liberación de energía no es tanta.

“Es un lugar altamente probable para un sismo, incluso en la de Lázaro Cárdenas, que fue la que generó el terremoto de 1985, ya tiene 35 años sin moverse, igual la del Golfo de Tehuantepec y la de Puerto Escondido”, añadió.

Delfino Hernández Láscares, geólogo e investigador de la UAM, explicó que a pesar de que la población está mejor preparada ante una actividad sísmica, “es muy claro que el terremoto de 2017 movió muchos recuerdos y evidenció que no estamos preparados para tener una prevención total”.

Detalló que la gente no tiene cultura preventiva, ya que sólo cuando pasan las emergencias comienza a hacer comprar para la emergencia, pero no hay revisión de casas, mantenimiento correctivo ni planes de contingencia en las zonas habitacionales, lo que es un peligro latente: “no estamos preparados porque no sólo es salir, las casas tienen mucha falta de mantenimiento, las columnas están débiles y falta mucho mantenimiento”.

Agregó que otro sismo de gran intensidad puede terminar por derrumbar edificios construidos antes de 1985, porque incluso hay otros que son más antiguos de 1957, por ello corren un grave riesgo si no se realiza un censo de inmuebles deteriorados y se da mantenimiento correctivo.

Temblor del 7-S afectó 528 escuelas, reporta la SEP

La titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez, informó que tras el sismo del pasado 7 de septiembre 528 escuelas resultaron afectadas: 455 escuelas de educación básica, 63 de media superior y 10 de superior.

En conferencia mañanera, precisó que la cifra aumentó debido a las inundaciones ocurridas la semana pasada en Ecatepec. Los daños se reportaron en 133 municipios de 11 estados: Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

Añadió que en el Estado de México y Veracruz se siguen recabando datos de reportes de escuelas afectadas. Sin embargo, precisó que tras el deslave en el cerro del Chiquihuite, en Tlalnepantla, no se reportaron afectaciones en instalaciones educativas, pues no hay escuelas en los alrededores.

Con información  de M. Juárez y K. Díaz