Quintana Roo atento ante pronostico de “Mar de Fondo”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Especial

El sector turístico local, así como autoridades marítimas, toman sus precauciones ante la alerta de “mar de fondo” que, de acuerdo con los pronósticos, se registraría este domingo en las costas de la entidad.

Hoteleros de la franja costera de la zona norte de la entidad, que comprende alrededor de 120 kilómetros entre Tulum y Cancún, así como en las islas de Cozumel y Mujeres, se mantienen muy pendientes de los reportes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en torno al posible alto oleaje.

El presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, Carlos Gosselin, manifestó que el sector se mantiene muy atento a la información que emitan las autoridades y que, en todo caso, esperan que la afectación o impacto sea mínimo.

En la Riviera Maya, que comprende alrededor de 120 kilómetros, la directora de la Asociación de Hoteles de Tulum, Patricia de la Torre, dio a conocer que el sector turístico local se mantiene a la expectativa.

Sostuvo que las recomendaciones serán precaución a la navegación de embarcaciones menores en las primeras cinco millas, es decir, costa afuera por el incremento gradual y moderado del oleaje que se podría presentar en el mar.

“No es una alarma de emergencia, sino un llamado a la comunidad marítima como precaución por el probable incremento de oleaje que se podría ser similar al recalón o los eventos de surada”, que se presentan con regularidad en estas zonas de playas, comentó.

Por su parte, el presidente de los Asociados Náuticos de Cancùn Ricardo Muleiro, indicó que se reforzará la seguridad en las embarcaciones, tanto de amarre como en navegaciones programadas para este domingo.

El capitán de Puerto de Isla Mujeres, Ismael González Gil, reiteró que el llamado a bañistas y navegantes de Quintana Roo y Yucatán es a extremar precauciones

Dijo que otras recomendaciones para los guardavidas tienen que ver con evitar que los bañistas se alejen de la orilla del mar, colocar banderas rojas y amarillas, según sea el caso, y sólo si es necesario desalojar la playa; de otra manera, la operación se mantendrá sin alguna alerta general.