Legisladores

Revira oposición a SAT por política fiscal

El perredista Antonio Ortega dijo que la jefa del SAT no conoce la versión completa, pues es dinero que se obtuvo mediante “terrorismo fiscal”

Cámara de Diputados
Sesión en la Cámara de Diputados.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Antonio López

Diputados de oposición, integrantes de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, rechazaron las declaraciones de Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), quien aseguró que, derivado de la nueva política fiscal en México, el Gobierno federal ahorró a los mexicanos un nuevo Fobaproa.

“Claro que no, hoy la deuda es incluso mucho mayor, y lo peor es que se enorgullecen de no haber apoyado al sector empresarial, que es el motor del país, eso es gravísimo, es grave porque se desalienta la inversión”, declaró a este rotativo la presidenta de dicha comisión, la panista Patricia Terrazas.

El lunes pasado, La Razón publicó una entrevista con Buenrostro Sánchez, quien destacó que gracias al cobro a 732 grandes contribuyentes han recaudado más de 200 mil millones de pesos, que sumado al resto de las recaudaciones, “ a noviembre llevamos casi 470 mil millones de pesos de esfuerzos adicionales”.

Hoy la deuda es incluso mucho mayor, y lo peor es que se enorgullecen de no haber apoyado al sector empresarial, que es el motor del país, eso es gravísimo

Patricia Terrazas, Presidenta de la Comisión de Hacienda en San Lázaro

Al respecto, el perredista Antonio Ortega, también integrante de la Comisión de Hacienda, dijo que la jefa del SAT no conoce la versión completa, pues es dinero que se obtuvo mediante “terrorismo fiscal”.

“Buenrostro no cuenta la película completa; a la titular del SAT le hace falta decir que se utilizó la coacción, se utilizaron las amenazas, en síntesis, usaron el terrorismo fiscal para obligar a grandes contribuyentes a pagar sus impuestos”, señaló.

Presumir una recaudación por 200 mil millones de pesos a contribuyentes mayores, acotó, “es un discurso triunfalista, que se logró a bases de intimidación y miedo”.

“Les importa más la recaudación que el número de empresas se quedaron limitadas en su capacidad de inversión o el número de personas que se quedaron sin empleo”, denunció.