Se rebela Nogales contra la SB 1070

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Por Eunice O. Albarrán

eunice.ortega.razon@gmail.com

En Arizona

Por órdenes del alcalde de Nogales, Arizona, Octavio García-Von Borstel, el departamento de policía en este condado no acatará la orden de perseguir a los mexicanos o a cualquier otro indocumentado a menos que cometan un delito.

La orden tiene que ver con la entrada en vigor, el próximo 29 de julio, de la Ley SB 1070 en Arizona en Estados Unidos, con la que se pretende detener y deportar a cualquier ciudadano de origen hispano por la simple sospecha de ser indocumentado, así como por su color de piel y acento.

“Nosotros no comulgamos con esa persecución racista que sólo los persigue por el aspecto físico”, dijo el regidor de Nogales, Arizona, César Parada.

Manifestó que un grupo de alcaldes de varias ciudades fronterizas interpondrá una queja ante el Capitolio para que se declare inconstitucional la ley que promulgó la gobernadora Jan Brewer el 23 de abril pasado.

El alcalde de esta ciudad aseguró que la legislación es moralmente repulsiva, discriminatoria, divisoria y va contra los valores de justicia racial y social.

Incluso puntualizó que se viola la Enmienda 14, que garantiza el debido proceso e igualdad de protección para ciudadanos americanos, residentes legales y visitantes.

“Por ello, el Concejo de la ciudad de Nogales se opone a la Ley SB 1070 y su implementación; además, se le pide al estado de Arizona que se revoque dicha legislación”, subrayó.

García-Von Borstel dijo que estas acciones ponen en riesgo la seguridad estatal porque se crea un vacío entre las fuerzas del orden y las comunidades étnicas.

La cancillería mexicana aumentó el presupuesto casi en 10% al consulado de México en Arizona como medida de apoyo para los connacionales que resulten afectados por la promulgación de la ley SB 1070.

Así lo informó el cónsul en ese estado, Juan Manuel Calderón y mencionó que diario reciben a unas 50 personas en el consulado para darles asesoría jurídica y que, cuando han tenido algún caso de separación de niños de sus padres, de inmediato los atienden para que los menores no sean puestos en adopción por asistencia social.

Compartir