Jueves 9.07.2020 - 05:30

“ Ser policias Si no buscamos una chamba”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto David Vela La Razón

En Huetamo, Michoacán

Estanislao Beltrán Torres, Papá Pitufo, como ya le gusta que lo llamen, lleva para todos lados la espada medieval que hace dos semanas arrebató a Los Caballeros Templarios y que dicen pertenecía a su líder, Nazario Moreno González, El Chayo.

El líder de las autodefensas no carga el arma para defenderse de las constantes amenazas de muerte que dice recibir todos los días, sino que se trata de una especie de tótem, es su trofeo.

Se trata de una pieza de hierro forjado, quintada por la firma Marto, cuya sede está en Toledo, España, y se le considera como uno de los principales fabricantes de espadas y armaduras medievales en el mundo.

Gozoso, el Papá Pitufo empuña el arma y cuenta que era la espada que el mismísimo Chayo —considerado por sus seguidores como santo—, usaba en rituales de Los Caballeros Templarios.

¿Cuál es el objetivo de traer la espada para todos lados? El objetivo es que tengo que guardarla y que ya lo desarmé, ya desarmé al Chayo, ya desarmé a San Nazario.

¿Y qué otras excentricidades han incautado? Túnicas, muchos utensilios que usaban en sus ceremonias los Templarios.

¿Y qué hacen con las cosas, dónde se quedan? Las hemos guardado, los compañeros que las han decomisado se las van a quedar y únicamente cuando necesitamos juntarlas lo hacemos. Si alguien arriesgó su vida en un combate y logró encontrar algo, él lo va a conservar, si algún día decidimos donarlo se hará, pero ahorita no, ahorita lo que nos interesa es limpiar Michoacán de los criminales.

¿Qué falta para limpiar al estado? Entrar a los municipios, principalmente a Apatzingán, que es el semillero de Los Caballeros Templarios.

¿En otra ocasión dijo a La Razón que ya los tenían cercados? Ya está cercado.

¿Y entonces cuándo entran a Apatzingán? Para llegar a donde estamos ahorita tuve que atravesar sierras, porque hay caminos que no puedo atravesar, no me lo permite el crimen organizado, me asesinan si quiero entrar a Apatzingán.

¿Teme por su vida? Pues claro, yo recibo amenazas todos los días del crimen organizado, por mensaje, por teléfono, por los radios. Son los Templarios, son criminales, son gente sin escrúpulos.

¿Qué le dicen? ‘Vas a ver ese Papá Pitufo cómo vas a volar en pelos por ahí’. Así dicen porque tienen minados con explosivos muchos lugares por donde están, ponen C4 para que no entremos por ellos. Dicen cosas como ‘Te vamos a despedazar, te vamos a agarrar, vamos a acabar con tu familia, con todos los perros de tu casa, va a aparecer tu cabeza por ahí’, pero nosotros estamos dispuestos a dar la vida por la lucha, queremos la libertad de los 113 municipios de Michoacán.

¿Es decir que su cabeza tiene precio? Dicen que sí tiene precio, pero no me interesa y sé que en cualquier momento me podría alcanzar una bala, pero no me interesa, yo sé que la lucha no va a terminar si muere Estanislao, la lucha sigue…

Si no es una conferencia que él convoque, entrevistar en persona a Papá Pitufo no es fácil. Se mueve constantemente por toda la zona de Tierra Caliente.

Literalmente hay que cazarlo para arrancarle una declaración.

¿Por qué no sumarse a las policías? Nosotros no estamos buscando trabajo, estamos buscando la libertad.

¿Pero si habrá quien se quiera sumar? Andamos en la lucha y yo, por ejemplo, no doy el ancho para ser un policía, y así más del 50 por ciento de los que andamos en la lucha no damos el perfil, ni tenemos las características para ser policía.

¿Entonces qué proponen? Nosotros le pedimos al Gobierno que analice nuestra propuesta que queremos proteger a nuestro pueblo y nuestra familia, queremos que el estado quede libre de Templarios, entonces el que quiera ser policía que lo haga.