Sin seguridad regresa testigo clave al departamento de la Narvarte

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Especial

[Caso Narvarte: Las claves del multihomicidio

 >http://3.80.3.65/spip.php?article271526&var_mode=calcul]

La testigo del caso Narvarte, Esbeidy, otra de las jóvenes que vivía en el departamento donde asesinaron al fotorreportero Rubén Espinosa, la activista chiapaneca Nadia Vera, la joven Yesenia Quiroz, la señora Alejandra y la colombiana Mile Virginia Martín, regresó al lugar de los hechos a recoger sus pertenencias.

En el noticiero radiofónico de Ciro Gómez Leyva, se dio a conocer que la joven llegó al domicilio de la calle Luz Saviñón acompañada por una mujer y un hombre del Gobierno del Distrito Federal (GDF), quien explicó que cualquier acercamiento con ella tenía que darse a través del gobierno capitalino.

Cabe señalar que la joven, quien se marchó la mañana del pasado viernes 31 de julio del departamento de Luz Saviñón 1909, fue quien a su regreso encontró los cuerpos sin vida de cuatro mujeres y del fotoperiodista Rubén Espinosa.

Alrededor de las 14:00 horas de este miércoles, Esbeidy salió del edificio con tres maletas y se marcharon a bordo de un vehículo Stratus de color gris, que abordaron en la calle Dr. Barragán.

Asimismo, diez minutos después llegó una patrulla, de donde descendieron dos personas y se dirigieron al edificio, supuestamente a acompañar a la joven, aunque estos hombres dijeron estar ahí para acompañar a Esbeidy, la joven ya se había retirado

[El último WhatsApp de Rubén Espinosa

 >http://3.80.3.65/spip.php?article271787]

El día de ayer se dio a conocer el último contacto que tuvo el fotoperiodista Rubén Espinosa antes de ser ultimado con un tiro de gracia junto con las otras cuatro mujeres en el departamento de la Narvarte.

Fue a las 14:13 horas del viernes 31 de julio, que el periodista Rubén Espinosa envió el último mensaje de WhatsApp desde su celular a un amigo suyo, donde parecía que todo iba bien.

El fotorreportero y su amigo se habían puesto de acuerdo para estar en contacto desde que Espinosa decidió autoexiliarse en Ciudad de México, como protocolo de seguridad que entre periodistas se da.

–”¿Qué onda?“, le preguntó su amigo, un fotógrafo de la capital.

–”Salí con una amiga y con un compa. Me quedé en su casa y apenas ahora voy a la mía“, le respondió Espinosa apenas un minuto más tarde. Tenía prisa. Iba a trabajar esa tarde.