Lunes 28.09.2020 - 07:57

Sin sucesor, Papa acepta la renuncia de Onésimo

Fracasa consulta sobre revocación de Monreal
Por:

Foto Cuartoscuro

El papa Benedicto XVI aceptó la renuncia del obispo de la Diócesis de Ecatepec Onésimo Cepeda, 44 días después de que éste se brincara el protocolo y de manera directa le entregara su renuncia al Pontífice, durante la misa que celebró el domingo 25 de marzo en el Parque Bicentenario en la ciudad de Silao, Guanajuato.

La sala de prensa del Vaticano informó que la renuncia se hizo efectiva según el artículo 401.1 del Código de Derecho Canónico, la ley fundamental que rige a la Iglesia católica: “Al obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias”.

La praxis usada en este caso es poco común: normalmente el Papa acepta la renuncia obligatoria de un obispo cuando ya se eligió a su sucesor y entonces el Vaticano informa de la jubilación de un prelado anunciando, al mismo tiempo, el nombramiento de quien quedará en su lugar.

Asimismo destaca el poco tiempo esperado entre la presentación de la renuncia de Onésimo Cepeda, el pasado 25 de marzo, cuando cumplió 75 años, y la aceptación de la misma, sin siquiera esperar a tener sustituto.

Víctor René Rodríguez Gómez, secretario general de la CEM, comentó que en caso de que el Vaticano no designe a un administrador de la diócesis creada en 1995, el Colegio de Consultores se reunirá para nombrar al administrador diocesano (responsable de la diócesis hasta el nombramiento del nuevo obispo).

El obispo se ha visto en escándalos, como en el 2009, cuando el abogado Xavier Olea lo había denunciado junto con Jaime Matute Labrador ante la Procuraduría capitalina por presunto lavado de dinero y, en su caso, fraude procesal, derivado de un supuesto préstamo de 130 millones de dólares a Olga Azcárraga Madero, quien falleció el 21 de noviembre de 2003.

Sin embargo en 2011 un tribunal colegiado otorgó a Cepeda Silva un amparo definitivo que impidió reabrir la investigación en su contra por el presunto delito de fraude procesal, como lo determinó un juez.

Sobre la cobertura periodística de este tema, Cepeda dijo entender a los representantes de los medios de comunicación.

“Gran parte de su trabajo es hacer escándalo, y yo siempre he dicho que a las moscas se les mata a periodicazos y a periodicazos no me mataron, sigo vivo”, señaló por la tarde en conferencia de prensa.

Luego de conocer la noticia sobre la aceptación de su renuncia, manifestó sentirse contento de llegar al final de sus días como obispo. “Antes de este momento predicaba en el mundo entero, yo voy a continuar predicando a Cristo, que es la vida de todo sacerdote, porque sigo siendo obispo”, sostuvo.