Una carretera con las huellas de la muerte

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Cuartoscuro

Por Carlos

Jiménez

En Ecuandureo, Mich.

“Aquí cayó Joselito, hermano que nos defendió hasta la muerte”, se lee en el mensaje que está escrito en una lápida de mármol con flores que la adornan. “Manuel querido, valiente como nadie”, se observa en otra con una corona… los altares y los mensajes siguen; sin embargo, no están en un panteón, sino a la orilla de

una carretera, aquí en Michoacán.

“Joselito” era José Luis Rulero, un hombre que fue abatido a balazos en este lugar hace dos años. Y Manuel Rodríguez apareció a unos 300 metros torturado y ejecutado una mañana de 2013.

Recorrer el camino que lleva de Tanhuato y Ecuandureo, donde el viernes pasado fueron abatidos 41 integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación, hasta el municipio de Zamora, hace pensar que se circula en medio de una especie de panteón callejero.

Son apenas 13 kilómetros de una carretera de ida y vuelta, en los que pueden circular en más de 500 metros sin encontrar en alguna de las dos orillas un nicho de flores, una cruz, una lápida,

una fotografía...

Algunos fueron levantados ahí para hombres que murieron baleados durante enfrentamientos entre narcotraficantes que peleaban el control de la venta de drogas; otros más para personas abandonadas sin vida. Hay sitios en los que hay hasta tres juntos.

“Esos eran unos chavos que una vez en la madrugada aparecieron amarrados con cinta canela y con balazos en la cabeza. Les dejaron hasta un recado en una cartulina”, relata el trabajador de una gasolinera que es la única construcción en este camino.

Pero los pobladores de estos municipios que hacen frontera con Jalisco, parecen haberse acostumbrado a ver y recorrer este camino con recuerdos

de muerte.

Para ellos pareciera ser algo normal. Van y vienen por la carreta sin prestarle mayor atención a los altares. Incluso tienen un nombre para la carretera: “El Camino de las Cruces”.

“¡Váyase por ahí!, por el camino de las cruces, no hay pierde, va a ir viendo ofrendas de muerto en todos lados”, explicaba un hombre en esta zona de Michoacán.

De acuerdo con las autoridades del estado, la mayoría de estas personas que perdieron la vida aquí, fallecieron durante el tiempo en que el grupo delictivo de La Familia Michoacana tenía el control

de la venta de drogas.

Algunos más de los que murieron fueron integrantes de Los Zetas que peleaban con ellos.

“La dulzura se reveló en su labios, la bondad en su corazón, la piedad en sus obras, y su alma en nuestro corazón”, este mensaje, es el último que le escribieron a Joel Escobar. Está en lo que pareciera una pequeña capilla a la orilla de la carretera Guadalajara-Morelia.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/mex5260515A.jpg]

NOTA RELACIONADA

El Rancho del Sol, guarida criminal frecuente; antes la usaron Los Zetas

Confirma CNS, 42 presuntos delincuentes muertos en enfrentamiento en Tanhuato

Candidatos del PRI, PAN y PRD lamentan hechos violentos en Michoacán

Sin cifras oficiales tras ataque en Tanhuato, confirma gobernador

Jalisco refuerza vigilancia por enfrentamiento en Michoacán

Alcalde de Tanhuato, Michoacán, confirma enfrentamiento

Rinden homenaje a federal caído en Tanhuato, Michoacán