Jueves 24.09.2020 - 05:49

“Urge a Poder Judicial personal de excelencia”

“Urge a Poder Judicial personal de excelencia”
Por:

Foto Jorge González La Razón

Para acrecentar el prestigio del Poder Judicial de la Federación (PJF) se necesita personal que elabore proyectos de sentencia de excelencia, lejanos a la mediocridad, aseguró el ministro en retiro de la Suprema Corte (SCJN) Mariano Azuela.

Consideró que los ministros de la SCJN, magistrados y jueces son piedra angular para la formación de esos nuevos cuadros que en un futuro no muy lejano los suplirán. “Quiero recalcar la idea de una especialización de la sentencia y la exigencia de su realización por personal con verdadera vocación”, dijo al participar en la presentación del libro Elaboración de proyectos de sentencia, de Humberto Suárez Camacho, magistrado de Distrito en Materia Administrativa.

“No debe pensarse en la posibilidad de todo licenciado en derecho de ser un buen secretario, incluso contando con el apoyo de un magnífico libro como éste”, dijo el ministro Azuela. Y es que advirtió que, además de vocación, se necesita talento personal, preparación idónea y laboriosidad. “Posiblemente exagero, pero me refiero a los secretarios de excelencia y no a los mediocres”, apuntó. Advirtió que aunado a ello, ministros, magistrados y jueces deben ser los formadores de esos secretarios, no recibiendo cualquier proyecto, sino involucrándose en el avance cotidiano de sus colaboradores.

“Quienes así lo hacen contribuyen al prestigio de los órganos jurisdiccionales al preparar a quienes, con el tiempo, los sustituirán”, destacó. Señaló que entre 1988 y 2002 el 80 por ciento de amparos indirectos administrativos concluyen en sobreseimiento, y la mayoría de los que se concedieron fue por la falta de fundamentación.

La ministra Margarita Luna Ramos reconoció la doble faceta del magistrado Suárez Camacho, tanto en la labor jurisdiccional, como en lo académico. Le reconoció que involucre en proyectos de esta envergadura a los coautores Juan Pablo Gómez Fierro y Antonio Rodrigo Mortera Díaz. El magistrado Suárez Camacho abrió el foro para que sus colaboradores expusieran los objetivos del texto.