Van por blindar frontera ante el tráfico de armas

Van por blindar frontera ante el tráfico de armas
Por:

Como parte de la estrategia para frenar el ingreso ilegal de armamento estadounidense a nuestro país, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) propuso blindar 58 puntos en la frontera norte.

El proyecto, que plantea la utilización de tecnología de punta, se implementaría primero en cinco puntos: San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Ciudad Reynosa y Brownsville-Matamoros.

Te puede interesar: ¿Quiénes son las mujeres que pueden ser la próxima ministra de la Corte?

Adicionalmente, se fortalecerá la seguridad perimetral que están a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina (Semar), la Guardia Nacional y las policías estatales.

Al respecto, la Cancillería informó que durante la actual administración federal se han incautado siete mil 342 armas en México procedentes del país vecino. Y son la ametralladora Browning M2, calibre 50, el Fusil Barret, calibre 50 y los fusiles AR-15 y AK-47, todos fabricados en Estados Unidos, los más traficados.

En la reunión privada se destacó la gran capacidad que tienen los grupos delictivos para abastecer el tráfico ilícito de armas de fuego desde Estados Unidos, situación que ha quedado en evidencia por los hechos violentos que se han suscitado en México durante las últimas semanas.

En ese sentido, refirió que en siete de cada 10 casos, el armamento utilizado por el crimen organizado procede de ese país.

Al encuentro acudieron, por parte del Gobierno de México, los secretarios de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo; de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, Rafael Ojeda.

En tanto, el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, y el ministro consejero de la Embajada, John Creame, así como representantes del Departamento de Seguridad Nacional, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el Departamento de Estado y la Oficina Internacional de Antinarcóticos y Procuración de Justicia conformaron la comitiva estadounidense.