Venderán en escuelas papas, pero con ajuste nutricional

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

En las escuelas sí se podrán vender pastelitos y papas, de acuerdo con los lineamientos de las secretarías de Salud y de Educación Pública para expender alimentos y bebidas sanas en los planteles y combatir la obesidad en los niños.

El secretario de Salud, José Ángel Córdova, indicó en entrevista que la industria alimentaria necesita tiempo para ajustarse a las exigencias nutricionales a fin de reducir la densidad de calorías, por lo que el primer paso será hacer porciones más pequeñas de galletas, pastelitos, papas y churritos, entre otros.

Lo que no se venderá en los centros escolares a partir de agosto en que inicia el ciclo escolar 2010-2011 son bebidas con azúcar adicional, como refrescos, jugos y néctares, y se promoverá el consumo de agua natural o de frutas, pero sin azúcar, afirmó.

Los Lineamientos para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas en los Planteles de Educación Básica que se mandaron a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, no fueron modificados, sino que no se envió la lista de alimentos prohibidos, explicó.

Los vendedores de alimentos preparados en las escuelas podrán ajustarse más fácil a los lineamientos establecidos en menús que se distribuirán para equilibrar el nivel de nutrientes como son nada de grasa y poca sal, así como el aumento de frutas y verduras, afirmó.

Abundó que en el caso de la industria se necesitará un proceso y eso lleva tiempo, pues no se trata que se acabe la industria nacional ni que se genere un daño mayor, y el reducir el tamaño de los alimentos industrializados es una respuesta inmediata por parte de la industria.

“Ellos han entendido. La respuesta no es hacer las bolsitas más chiquitas para que tengan menos calorías, porque finalmente el niño se va a comprar dos o tres bolsitas. Lo importante es lo que viene en uno o dos años, que es la densidad energética por porción”, indicó.

Explicó que la densidad energética por porción significa que en 100 gramos se baje, primero de 450 calorías a 300 el contenido, lo que no es tan rápido porque la densidad energética depende de los componentes del alimento, en donde están grasas y en los ingredientes que le dan consistencia y sabor a los alimentos industrializados.

“No se puede de la noche a la mañana quitarle x o z componente porque no va a saber igual y no lo van a vender. Ahorita se van a vender las bolsas chiquitas y va haber algunas frituras y botanas de las que tienen menos densidad energética y en porciones menores”.

Sin embargo, afirmó que el objetivo es que se de una transformación de la industria para que en un par de años esté por debajo de la densidad energética, y aunque se coman dos bolsitas ya no estén ingiriendo más calorías.

Detalló que no se envió el listado de alimentos prohibidos a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria porque no se quiere satanizar ningún alimento, pero la lista final dependerá de cómo quede autorizado.

“Depende de la densidad energética que se autorice para este primer año, y una vez dicho menos de 500 o menos de 450, entonces sí se definirá cuáles sí entran y cuáles no, y así el año siguiente, menos de 300 o 350, si no se compusieron van para afuera, y el último año 300 va a ser el límite”, indico.

Destacó que el objetivo es que sea 300 en densidad energética en dos años y 100 de calorías por porción, para lo cual se necesita tiempo para hacer este proceso por parte de la industria alimentaria.

vms