Woldenberg y decenas de intelectuales piden modelo parlamentario

Mariposa Monarca sin afectación por nevadas en Michoacán
Por:
  • larazon

Redacción / La Razón

El ex consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) José Woldenberg y otros politólogos, como Lorenzo Córdoba, Raúl Trejo Delarbre, Rolando Cordera Campos, Ricardo Becerra Laguna y Enrique Provencio, plantearon la necesidad de transformar el actual régimen presidencial mexicano por un sistema parlamentario que tenga como base coaliciones de gobierno que consoliden la pluralidad partidista con gobernabilidad.

Durante la presentación del documento Equidad Social y Parlamentarismo, del Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD), Woldenberg detalló seis ventajas de cambiar el sistema presidencial mexicano.

De acuerdo con el ex presidente del IFE el sistema político estaría basado en las mayorías, que “son las que producen naturalmente al gobierno y no hay que construirlas mediante trucos institucionales”.

Además el sistema parlamentario forzaría la negociación no sólo entre fuerzas políticas, sino que sería una actividad cotidiana entre el Congreso y el Ejecutivo.

Evitaría “la permanencia de gobiernos ‘zombis’, es decir, los gobiernos que ya no tienen mayoría, que no tienen la pericia o la capacidad para seguir ocupando la dirección estatal y, por ello, son naturalmente desplazados”.

Los politólogos agregaron que a diferencia del sistema actual, el parlamentario admite el pluralismo y “normaliza el momento electoral, pues lo importante es la votación por partido (no por la persona) y es la negociación congresual la que resuelve el dilema de quién ocupara la primera cartera”.

Asimismo, separa la representación del Estado de la jefatura del gobierno.

Tras señalar que hay una distinción clara entre coaliciones electorales y coaliciones de gobierno, Woldenberg explicó que estas últimas son una necesidad, ya que ninguna de las fuerzas políticas tiene el número de legisladores suficientes como para decidir por sí misma los asuntos de la nación.

Las propuestas

Woldenberg y otros politólogos observan seis ventajas del sistema parlamentario:

1.Las mayorías son previas al gobierno; ellas son las que producen naturalmente al gobierno y no hay que construirlas mediante trucos institucionales.

2.Fuerza la negociación y la naturaliza, la hace parte del paisaje, la normaliza en el Congreso y en el gobierno.

3.No necesita desplazar o cancelar al pluralismo real; por el contrario, lo admite y lo incorpora en su propio funcionamiento.

4.Evita la permanencia de gobiernos “zombis”, es decir, los gobiernos que ya no tienen mayoría, que no tienen la pericia o la capacidad para seguir ocupando la dirección estatal.

5.Normaliza el momento electoral, pues lo importante es la votación por partido (no por la persona) y es la negociación congresual la que resuelve el dilema de quién ocupará la primera cartera.

6.Separa claramente la representación del Estado de la jefatura del gobierno.