• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Autocosmos
Foto: Autocosmos

La marca Buick es una de las más longevas de la industria estadounidense, se fundó en 1903 y se situó entre los modelos Chevrolet y los costosos Cadillacs y así ha seguido hasta nuestros días. El modelo 2019 fue fabricado en la planta de Shandong, recibió un ligero facelift y con un notable mejoramiento de los materiales interiores, además de una nueva transmisión de nueve cambios.

Porta un motor de cuatro cilindros (L4) de 2.0 litros turbocargado que entrega 252 hp en el rango de las 5,500 revoluciones, y entrega un torque de 260 lb-pie en un régimen de giro de 2,000 rpm.

Los sistemas de suspensión son, para el eje delantero: Super HiPer Strut, un sistema muy similar al McPherson, pero con la enorme ventaja que por su geometría, colocación de sujeciones y angulación de las partes, se evita el incómodo tirón al acelerar llamado “Torque Steer” que provocaba un cambio de dirección al acelerar causado por las flechas de tracción de distintas longitudes. La suspensión trasera es multibrazo independiente y el sistema de frenos es de disco en las cuatro ruedas.

Gráfico: La Razón de México

La transmisión es automática tradicional de presión hidráulica de nueve cambios y envía el poder de tracción a los dos ejes, es decir es de tracción integral (AWD) que cuenta con un sistema en el eje trasero que sustituye al diferencial mecánico tradicional por un sistema denominado TwinClutch, que mediante la electrónica detecta y selecciona a qué rueda –del eje trasero- enviar más o disminuir fuerza de tracción.

Las dimensiones, su largo es de 4,446 mm; alto: 1,672 mm; ancho: 1,807 mm y distancia entre ejes: 2,750 mm y por último el peso: 1,998 kg. Calza rines de aluminio de 19 pulgadas.

Conectividad e Interiores. Ofrece compatibilidad con Apple CarPlay o Android Auto, tiene una pantalla táctil de 8´ en donde además de desplegarse los conroles del teléfono asociado se despliega el sistema de navegación, y muchas funciones. Cuenta con el sistema de Asistencia, localización y telemática OnStar que ofrece una conexión 4G LTE, y puede servir como “Hot Spot” y enlazar al mismo tiempo hasta siete dispositivos móviles.
Las tapicerías son de piel, todos los asientos son calefactables, y el volante es multifunción.

El espacio de carga es de 761 litros, con la fila trasera funcional, si se abate el espacio crece hasta 1,622 litros de capacidad.

Gráfico: La Razón de México

Algo que nos debe preocupar cada vez más, los sistemas de seguridad activa y pasiva, en donde Envision nos cumple a cabalidad, ya que ofrece un sistema de frenos ABS con controles de estabilidad y de tracción electrónicos, 10 bolsas de aire para todos los ocupantes, incluidas dos de techo que se despliegan en caso de volcadura. Ofrece sensores de alerta de cambio de carril, punto ciego en los espejos laterales y un control más de tráfico cruzado en la parte trasera, que funciona en conjunción con la cámara de reversa.

El aspecto exterior es más de un Crossover que de un SUV, como la marca se empeña en posicionarla, ese look exterior influye en la sensación de manejo, un Crossover invita a manejar de una forma más deportiva, al contrario que un SUV, que con sus líneas nos sugiere ser un poco más cautos por temas de altura y dimensiones.

El motor Turbo da una respuesta inmediata al aplicar el acelerador, la entrega de torque es constante, ya que no deja de entregar poder si no dejamos de pisar el pedal; si se logra mantener las aceleraciones de forma progresiva los consumos no son tan letales para nuestra cartera.

Si bien la marca intermedia de GM no era la que mas cuidaba los materiales interiores, en el caso de el Envision mejoró mucho.