Avance en renegociación del TLC mejora evaluación crediticia para México

De acuerdo con la calificadora, el cambio fue impulsado como resultado de las reformas estructurales; considera "poco probable" que el próximo presidente, cualquiera que sea, debilite las tendencias económicas y fiscales del país

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial
Foto: Especial

De “negativa” a “estable”, la calificadora Moody’s cambió la perspectiva de la calificación del panorama de México con lo que la nota crediticia se posiciona en A3.

De acuerdo con la agencia calificadora, el cambio fue impulsado por tres factores: los riesgos para el crecimiento por la renegociación del TLCAN están retrocediendo, debido a que el compromiso de los involucrados se ha mantenido a pesar del difícil proceso de negociación.

Además, resalta que las reformas estructurales han aumentado la resistencia de la economía a los choques externos que se traduce en resultados fiscales favorables y una disminución moderada del endeudamiento del sector público.

En ese sentido, la calificadora consideró que es poco probable que el próximo presidente, a través de una modificación en la política, debilite las tendencias económicas y fiscales de México.

El cambio en las perspectivas de las calificaciones de A3 en México fue impulsado por los siguientes factores:

1) Los riesgos para el crecimiento derivados de la renegociación del TLCAN están retrocediendo a medida que el compromiso entre los miembros del tratado se ha mantenido sólido a pesar del desafiante proceso de negociación.

El riesgo de una falla en el proceso de negociación y la decisión de Estados Unidos de retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) era una razón clave por la cual Moody’s extendió la perspectiva negativa sobre la calificación de México en abril del año pasado.

La agencia de calificación ahora cree que si bien este riesgo no ha sido completamente eliminado, ha retrocedido materialmente dado el continuo deseo de las tres partes de seguir comprometidas y el progreso logrado en las negociaciones durante el año pasado, a pesar de que el proceso ahora está en marcha. extendido más allá del 1 de abril.

2) Las reformas estructurales adoptadas desde 2013 han aumentado la resiliencia de la economía mexicana frente a los choques, lo que ha contribuido a los resultados fiscales favorables y a una moderada disminución del endeudamiento del sector público.

3) La opinión de Moody’s de que la probabilidad es baja de que la próxima administración, a través de un fuerte cambio en la política, debilite las tendencias económicas y fiscales.

“De ningún modo está claro que el nuevo titular (del Ejecutivo) podrá modificar la dirección de la política o invertir las reformas ya implementadas. El marco institucional del país, con su variedad de controles y equilibrios, limita los riesgos de crédito a la baja desde posible reversión de política”, apunta la firma en un reporte.

Sede de Moody´s en Nueva York.

El dato:

Moody’s es una agencia de calificación de riesgo que realiza investigación financiera internacional y análisis de entidades comerciales y gubernamentales. Califica la solvencia de los prestatarios mediante una escala que valora el riesgo de impago del emisor, es decir, informa del riesgo que supone invertir en un producto financiero determinado (letras del tesoro, bonos, acciones, etcétera).

La nota A3 está en el séptimo de los 10 escalones en la calificaciones de Moody’s. Las obligaciones calificadas con A se consideran de grado medio alto y están sujetas a un bajo riesgo crediticio.

kl