• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Mugabe y su esposa, ayer, en Zimbabwe. Foto: AP

El exdictador de Zimbabwe, Robert Mugabe, depuesto del poder en noviembre pasado, reapareció ayer en rueda de prensa, y aseguró que desea que su sucesor, Emmerson Mnangagwa, pierda en las elecciones que se desarrollan hoy.

Mugabe rompió el silencio que mantuvo a lo largo de la campaña de las elecciones para el lunes, los primeros comicios sin la presencia del expresidente, de 94 años, que hasta noviembre era el dirigente más longevo en el mundo.

“Por primera vez disponemos de una larga lista de aspirantes al poder”, subrayó. “No puedo votar por aquellos que no me trataron bien, elegiré entre los otros 22 candidatos”. “¿Qué es lo que me queda? Pienso que lo correcto es Chamisa”, afirmó el expresidente, en referencia al líder del opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa.

El dato:

  • Su sucesor, Mnangagwa, de 75 años, es el gran favorito en las presidenciales.

Tras haber monopolizado la presidencia desde la independencia de Zimbabwe en 1980, Mugabe fue forzado a dimitir en noviembre por su propio partido, el ZANU-PF. Lo reemplazó Emmerson Mnangagwa, su vicepresidente, quien había dimitido dos semanas antes de que lo hiciera Mugabe.

“Confío en que las elecciones servirán para derrotar al actual gobierno militar”, afirmó el exmandatario en una rueda de prensa inesperada, realizada desde su lujosa mansión de Blue Roof en Harare, donde disfruta de su retiro dorado.

La presión del Ejército y de los dirigentes de su propio partido evitaron en noviembre que Mugabe dejara el poder en manos de la primera dama, Grace Mugabe.

“Tras años de inmovilismo, los hechos de noviembre dieron a Zimbabwe la oportunidad de volver a soñar”, afirmó ayer Mnangagwa, respondiendo de manera indirecta a su predecesor.

Mnangagwa se congratuló por el clima de “paz” durante la campaña electoral; al contrario de lo que sucedió en las elecciones anteriores, en las que participó Mugabe.

Compartir