Multa, apelación y simulación

SOBRE LA MARCHA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Los sismos asustan, la ayuda enaltece, las multas enfadan y las medias verdades preocupan. Cuando México fue sacudido por el sismo de 7.1 grados, hace diez meses, la solidaridad afloró. Partidos políticos edificaban candidatos y precampañas.

Ante la tragedia, políticos y membretes fueron eclipsados por ciudadanos, por particulares y empresarios que corrieron al auxilio, unos con manos y palas, otros con dinero.

Grillos profesionales alzaron cuello para ofrecer ayuda con maña, caravana con sombrero ajeno. Primero, el dinero de los partidos es dinero público del cual no pueden disponer a su antojo o necesidad; segundo, lo más que podrían hacer era renunciar a ministraciones futuras.

PRI, PAN y otros lo hicieron. Morena no. El equipo de López Obrador ideó otra mecánica. Enviar a propios a crear un fideicomiso cuyo domicilio es el mismo que el del partido y sus regentes, destacados cuadros morenistas. Comenzó la simulación.

“Por los demás” (fideicomiso moreno, más no de Morena) recibió 78 millones de pesos en donativos, de los cuales 44 fueron en efectivo. Morena habría accedido así a recursos sin necesidad de rendir cuentas al INE. Por la sospechosa independencia, ni siquiera informó del solidario trabajo paralelo.

El Comité de Fiscalización del INE rastreó videos en los que se observa a 20 personas que acudieron a 16 sucursales de Banca Afirme, en la zona centro del país. Sólo en la sucursal San Ángel, el 28 de diciembre pasado, seis personas realizaron 28 operaciones consecutivas depositando 50 mil pesos en efectivo, cada una.

Mecánica por demás ajena al donante voluntario y esporádico. AMLO revela que él donó al fideicomiso 73,803 “Por los demás” medio millón de pesos de las regalías de su libro, 2018 La salida. Decadencia y renacimiento de México.

Siendo miembros del equipo del entonces precandidato López Obrador todos los tutores del fideicomiso, la sospecha de la relación entre éste y el partido político creció. Mucho dinero en un canal siamés e invisible a los ojos del INE.

Con todo, el Consejo del INE se abstuvo de ventilar el tema antes del 1 de julio. Si hoy gritan mentira, entonces hubieran proclamado complot. El INE está convencido de la trampa y la falta, recursos no fiscalizados por una arquitectura deliberada, imposible comprobar su destino real. Morena asegura que entregó todo a damnificados, nada a campañas. La fe en su palabra resultó insuficiente.

El INE multó a Morena con 197 millones de pesos. Morena apelará. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidirá. Si a la hora de donar la discreción fue enemiga de la propaganda, a la hora de litigar la estridencia es obligada.

López Obrador soltó: la multa es una vil venganza. Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, mira revancha por la austeridad que para altos funcionarios de aquí y acullá se avecina con AMLO. Para apaciguar temperamentos, el TEPJF aclara, la multa, ocurra o no, no invalida el triunfo de López Obrador. No se hagan bolas.

El INE afirma que no hay vileza ni venganza, sólo pruebas de que el partido y el fideicomiso fueron mancuerna para evadir rendir cuentas. Ciro Murayama ilustra de forma corto-contundente, “es como el Pemexgate”.

Yeidckol Polevnsky hizo singular mea culpa y aceptó que su error fue, en todo caso, no informar al INE la coexistencia de “Por los demás” y se explica a sí misma por falta de kilometraje en lides partidistas y normas electorales, viene del ámbito empresarial, filosofía práctica, sin enredos. De cualquier manera niega el desvío de los donativos a campaña o precampaña alguna.

Hay quienes se preguntan si ese mea culpa viniera del PRI o PAN, ¿de qué tamaño sería el reclamo, la denuncia de Morena? Horacio Duarte, próximo senador y representante de Morena ante el INE, se aferra; podrá parecer pato, andar como pato, graznar como pato y hasta lucir patas y plumas de pato; sin embargo, sostiene que no es pato. El fideicomiso, dice el exalcalde de Texcoco, no es de Morena, por moreno que sea. Si los temblores asustan, la simulación (innecesaria por demás) aterra.

Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

Chilango desde 1964, comunicólogo con aspiraciones periodísticas. Formado en la radio informativa, madurado en la televisión y feliz en la prensa impresa. Disfruto el reto de las redes sociales y los nuevos formatos multiplataforma. Nada me deja de asombrar, nada doy por sentado. La compleja realidad, simplifica la vocación que no claudica. Gracias siempre por leer.
Carlos Urdiales

Latest posts by Carlos Urdiales (see all)

Compartir