Activistas repudian exoneracion de policia que mato a mexicano en EU

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Notimex

Un grupo de activistas se manifestó ayer en la noche ante la sede del Departamento de Policía de Grapevine, un suburbio de Dallas, para rechazar la exoneración de un agente policial implicado en la muerte de un inmigrante indocumentado.

La protesta se registró horas después de que un gran jurado del Condado de Tarrant eximiera de cargos criminales al agente Robert William Clark, quien mató de un disparo al inmigrante mexicano Rubén García Villalpando, el cual estaba desarmado.

Los manifestantes, entre ellos miembros de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) y de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), exigieron justicia para García Villalpando y la presentación de cargos contra Clark.

Durante alrededor de una hora, los activistas marcharon en círculo frente al edificio de la policía, que permaneció cerrado. La manifestación fue vigilada de lejos por agentes ubicados dentro de tres patrullas.

García Villalpando, de 31 años, originario del norteño estado mexicano de Durango y padre de cuatro niños de uno a 11 años de edad, murió a manos del agente Clark el pasado 20 de febrero.

De acuerdo con las investigaciones, Clark dijo que vio a García Villalpando cuando conducía una camioneta Toyota cerca de un negocio de Grapevine donde investigaba una falsa alarma de robo, y que el inmigrante huyó cuando le marcaron el alto.

Clark persiguió a García Villalpando por la carretera estatal 121 hasta la cercana ciudad de Euless, donde el mexicano se detuvo, salió de su vehículo y desobedeció las órdenes del agente de permanecer en el auto con las manos hacia fuera para mostrar que no estaba armado.

Después de la exoneración de Clark, y luego de tres meses de negarse a ello, el Departamento de Policía de Grapevine dio a conocer el video del incidente tomado por la cámara de la patrulla del policía.

El video muestra a García Villalpando con las manos sobre la cabeza, cerca de la parte trasera de su vehículo, mientras el agente le ordena que se detenga y regrese a su automóvil, y luego cómo Clark le dispara en dos ocasiones al pecho.