Acusan a mujer de matar a su hija con un crucifijo en Oklahoma

Acusan a mujer de matar a su hija con un crucifijo en Oklahoma
Por:

Una mujer de Oklahoma es acusada de matar a su hija de 33 años al introducirle un crucifijo en la garganta porque creía que estaba poseída por el diablo, informó la policía local.

Los agentes se presentaron el sábado en la casa de la sospechosa en Oklahoma City y encontraron a Geneva Gómez muerta en el suelo y con un crucifijo colocado en el pecho, reportó la televisora KFOR-TV.

Los policías señalaron que hallaron el cuerpo de la víctima acomodado en forma de cruz.

Te puede interesar:

Tras 32 años de trabajo, se jubila de McDonald’s mujer con síndrome de Down

El ex novio de Geneva, Francisco Merlos, descubrió el cadáver cuando pasó por su casa a ver cómo estaba, reportó el diario Oklahoman. Merlos señaló que intentó salir desesperadamente de la casa, pero Juanita Gómez, de 49 años, se lo impidió.

El hombre le dijo a la publicación que llamó al teléfono de emergencias una vez que se las arregló para salir de la vivienda. Un amigo que lo esperaba afuera le dijo que volviera y le intentara administrar procedimientos de reanimación cardiopulmonar.

"Entré y pensé, no puedo, no puedo hacerlo. No sé qué hacer", dijo Merlos. "Salí por la puerta y fue cuando llegaron los bomberos".

Los registros de la corte señalan que Juanita Gómez le dijo a la policía que creía que su hija estaba poseída por el diablo. Dijo que la golpeó y le introdujo a la fuerza un crucifijo y un medallón religioso por la garganta.

La mujer enfrenta cargos de asesinato premeditado y se encuentra detenida sin posibilidad de fianza.

Te puede interesar:

[Paracaidista transmite su muerte a través de Facebook

 >http://3.80.3.65/spip.php?article319885]

Las personas que conocen a la familia afirman que el supuesto crimen es aún más sorprendente al considerar la relación tan cercana que había entre la madre y su hija.

"Se hacían las uñas, el cabello, todo juntas”, dijo Merlos.

Jabee Williams, un músico local, dijo que veía a menudo en sus conciertos a la madre y la hija, quienes trabajaban como masajistas.