Admite Sarkozy errores en el genocidio de Ruanda

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

París.- El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, reconoció hoy los "errores" de su país por no prever o detener el genocidio ocurrido en Ruanda en 1994, sin embargo reiteró la negativa de París a pedir disculpas por ello.

Sarkozy externó la postura de Francia este jueves en rueda de prensa conjunta con su homólogo ruandés Paul Kagame en Kigali, en la primera visita de un jefe de Estado francés a esa nación centro africana desde el genocidio, por lo cual es vista como de la "reconciliación".

"Aquellos que piden una disculpa tendrá que esperar", dijo el mandatario francés, quien se adhirió a la posición tradicional de París en el genocidio de 1994: "reconoce errores pero rechaza ofrecer cualquier disculpa", según reportes del diario Le Figaro.

Para Sarkozy, los errores de su país fueron de "apreciación" y de "política" que tuvieron "absolutamente" trágicas consecuencias, "fue una forma de ceguera" por no prever y detener el genocidio, precisó.

Lo ocurrido en Ruanda fue una derrota para la humanidad que dejó una marca indeleble sobre la que la comunidad internacional -incluida Francia- debe reflexionar, admitió el presidente francés, al pedir a los ruandeses "mirar más allá para celebrar la reconciliación".

El jefe de Estado manifestó su deseo de que los autores del genocidio sean encontrados y llevados ante la justicia, "no hay ninguna ambiguedad, le dije al presidente Kagame, que los que lo hicieron eso, donde quiera que estén, deben ser encontrados y castigados", añadió.

Tras la muerte en un atentado del ex presidente ruandés Juvenal Habyarimana en abril de 1994, se desató un genocidio que dejó unos 800 muertos, la mayoría de la etnia tutsi, ante el cual Francia lanzó la llamada operación Turquesa tres meses después de que inició.

El sucesor de Habyarimana, Kagame, acusó entonces a Francia de complicidad, lo cual ha sido negado siempre por París que argumenta que la operación tenía fines humanitarios.

El compromiso francés fue "probablemente, demasiado tarde y demasiado bajo", dijo Sarkozy, pero "vamos a tratar de construir una relación bilateral para ayudarnos mutuamente".

vms